10 de marzo de 2009 y el punto de inflexión en mi forma de pensar

Hoy me he levantado antes de que hubiera luz del día alguna, como casi siempre en fin de semana. En ese momento del día me siento mirando por la ventana, medio somnoliento, y termino de despertarme en Twitter o leyendo algún artículo guardado en Pocket durante la semana. 


Sin darme cuenta y pasado un rato estaba haciendo una especie de autoanálisis de lo que había hecho con mi cartera de inversiones en los últimos años. Los aciertos y los errores. Más errores que aciertos. Las decisiones que había tomado y los cambios de estrategia que el miedo me había hecho tomar. 
He recordado la sensación que tuve cuando dejé escapar la primera oportunidad de ganar dinero de verdad hace ya casi diez años. Recuerdo el momento exacto en que había una debacle mundial a causa de la crisis que había estallado meses antes en Estados Unidos y Lehman Brothers. El mercado español estaba por los suelos y el desánimo general era mayúsculo. Así como en los buenos tiempos (después de años de subidas, claro) todo el mundo se anima a entrar en bolsa, en un momento de tan marcada depresión solo quedan los profesionales, el resto ha sido barrido literalmente al ver números tan rojos. En ese momento tenía en el punto de mira las acciones de un gran banco español, extremadamente castigado como todo el sector financiero en general. Cada día pensaba en entrar, pero no entraba porque era un desplome tras otro. Aprendimos a vivir con altas dosis de volatilidad. Era normal ver moverse el mercado un 2-3% diario, cuando es una auténtica barbaridad en términos de capital 


10-marzo-2009-inicio-mercado-alcista

Por mucha casualidad que sea (por eso lo recuerdo tan bien), el día 9 por la tarde tenía el dedo en el ratón a un solo clic de poner casi todo mi capital de entonces en esa sola acción. El todo a una carta, all in. Sopesando los pros y los contras hasta el último momento del cierre bursátil español. Al final el miedo fue más fuerte y no lo hice. No necesitaba el dinero, sabía que era para invertir, que lo había juntado para con esa finalidad, pero no lo hice. No recuerdo la cantidad exacta que iba a destinar al disparo, pero estaba por encima de los veinte mil. Y luego cambió todo. 


La noche del día 9 de marzo Citigroup anunció que ya estaba ganando dinero, y junto a unas palabras “mágicas” del presidente de la Reserva federal desató una vorágine alcista. Sus acciones subieron un 38% ese día en la bolsa de Nueva York. Europa se contagió y, como he dicho antes, el día 10 empezó un mercado salvajemente alcista en el que durante los siguiente 9 meses era raro encontrar un día en rojo. Así que me pasé esos meses viendo como cada día que pasaba era un día de ganancia perdido. La mente humana es fascinante. Cuando algo te hiere hace lo posible para obviarlo, para que no sufras. En ese caso fue no seguir la cotización de forma adictiva, dedicar las energías a otras cosas. Ya sabes, la técnica del avestruz… 

9 meses después las acciones se habían multiplicado por 3. Cambié un 300% por un escuálido 6% de un depósito a plazo de una entidad bancaria que dejó de existir tiempo después. El miedo me hizo tomar esa decisión. 

Ese punto de inflexión está presente en todas las decisiones que tomo. Evidentemente no siempre son acertadas, pero me baso en el principio de que “aquí hemos venido a jugar” y si quieres ganar dinero hay que estar dispuesto a perder dinero. De otra forma esto no es para ti. 

Espero que puedas sacar alguna cosa buena de esta historia. Sin duda, en la inversión se aprende a base de perder dinero y oportunidades.



Únete al canal de Telegram para recibir contenido interesante
https://t.me/economiafulltime

Suscríbete a la lista de correo para no perderte nada

* indicates required

http://www.economiafulltime.com/p/politica-de-privacidad.html
Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace en el pie de página de los mails que te llegan. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita economiafulltime.com
Usamos MailChimp como nuestra plataforma de comercialización. Al hacer clic a continuación para suscribirse, usted acepta que su información se transfiera a MailChimp para su procesamiento. Conozca más sobre las prácticas de privacidad de MailChimp aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario