Venezuela, la hiperinflación y como hemos llegado hasta este punto

Estos días está saliendo en televisión lo que sucede en Venezuela con la reconversión monetaria. La noticia es que, debido a una hiperinflación galopante el gobierno ha decidido quitar ceros a la moneda. Ahora os cuento mejor, porque quiero hacer un poco de memoria y ver de donde venimos y hacia donde vamos. 



La historia reciente de Venezuela, la que todos tenemos en mente, está entrada en el socialismo, en la llamada “revolución bolivariana”. Hasta Hugo Chávez le cambió el nombre al país cuando llegó al poder. Y añadió el República “bolivariana” de Venezuela. Principios de los noventa, un joven Hugo Chávez intenta llegar al poder mediante un golpe de estado frustrado, es encarcelado. Contra todo pronóstico sale de la cárcel solo dos años después, cosa extraña para un militar que intenta derrocar un gobierno. En ese punto, se da cuenta de que es mucho más fácil entrar por las buenas al poder que a la fuerza y crea un partido político “de liberación nacional”. 

Usó el populismo como nadie ha sabido usar. Puso a la población en contra del gobierno de derechas de entonces, llamándolo oligarquía y acusándolo de quedarse con los recursos de la nación. En febrero de 1999 se hace con la presidencia. 

Realmente el país mejoró en índices de alfabetización, salud y economía. Ahora entra el la principal ventaja y problema que tiene Venezuela: El petróleo. El país con más reservas probadas del mundo en un planeta globalizado ansioso de consumir cada vez petróleo hizo que el mandato de Hugo Chávez fuera un baño de masas. Venezuela vendía 3.5 millones de barriles diarios (mbd) y los petrodólares estaban subsidiando la vida de los venezolanos como nunca. Pasaron de vivir en un sistema capitalista en que el que lo hace bien gana y el que lo hace mal pierde a vivir en un sistema comunista en que todos ganan. Si bien era un oasis en el desierto. El monstruo de Chávez lo crearon los mismos venezolanos, que durante los años de bonanza veían como no tenían que hacer casi nada para vivir “bien”. Le hicieron ganar como 15 elecciones aún a sabiendas de que los economistas avisaban de que ese modelo no era sostenible, pues el gobierno tanta ganaba tanto gastaba en “comprar” los votos. El subsidio de la gasolina es algo digno de estudio. Llenar un tanque de coche de 60 litros siempre ha sido más barato que comprar un botellín de agua. Incluso ahora, con la hiperinflación, llenar un tanque costaba 1 bolívar, y un bolívar en dólares no es nada, y cuando digo nada es nada, ya que a día de hoy $1 se acerca a 10 millones de bolívares... y subiendo. De aquí el gobierno que acuse a Colombio del “bachaqueo”, comprar gasolina en la frontera y venderla en Colombia a precio internacional. 

Saltamos a la muerte de Hugo Chávez en 2013. Nicolás Maduro, hasta entonces mano derecha, reemplaza al líder eterno. Con la mala suerte de que empieza la crisis mundial del petróleo y el precio del barril desciende de $120 a $20. En un período entre 2014-2016 incluso les costaba más producir cada barril de lo que sacaban en el mercado. 

El país, altamente endeudado gracias Chávez y su revolución, es decir, no tenía bastante con los ingentes ingresos en petrodólares que necesitaba acudir a los mercados de deuda internacionales. Con la única fuente de ingresos del país (96% de las divisas en $) tocada de muerte y con numerosos pagos de deuda, empezaron a gastar reservas en divisas (lo que se conoce como reservas internacionales que tienen todos los países en bancos de otros países) y a vender reservas de oro. El gráfico de las reservas internacionales marcaba el camino, pues en 3 años se redujeron a un tercio. El problema era doble. Había que atender a dos frentes muy potentes; uno a los acreedores, y luego a la población. Porque si compras los votos de la población mediante subsidios, si dejar de repartir dinero pierdes esos votos. Y cuando llevas dos décadas en el poder haciendo atrocidades con el dinero que entra y ocultando datos, lo último que quieres es que llegue otro y los audite (y te lleve ante la corte internacional). 

Fueron ocultando los problemas (los que se podían ocultar, claro) y, como hacen los populistas (que nunca reconocen sus errores) has estado acusando al primero que no les sigue el baile. EE. UU., Colombia, después el grupo de Lima, Mercosur etc. 

Los efectos de la inflación no se pueden camuflar, aunque quieras. El mercado necesita dinero y productos y cuando este escasea en su justa medida pues empieza el desajuste. La cifra de la tragedia es la siguiente. Cuando Maduro llegó al poder en 2013 con 23 bolívares comprabas $1. Hoy necesitas 10.000.000 de bolívares para comprar un solo dólar. Hace tiempo que el mercado interno está parado y el mercado negro suple a la gente que lo puede pagar. 

Y cuando el gobierno se vio atrapado en el callejón tomó la peor decisión posible para el país. Y aquí es donde se ve el populismo extremo en su máxima expresión. Se saltaron la constitución hecha por el mismo Chávez para crear un parlamento alternativo solo con los “bolivarianos” y deslegitimaron al parlamento auténtico. Convocaron elecciones fraudulentas en que la oposición trató de hacer un boicot y, con la victoria, se autoproclamaron líderes “legítimos”. Lo que sucedió fue que casi todos los países del mundo no reconocieron esta victoria, por ende, a este gobierno y, lo más importante, EE. UU. puso sanciones económicas al gobierno de Maduro impidiendo usar su sistema financiero. Eso significa la imposibilidad de emitir nueva deuda, ni renegociarla. Aquí llegó el default de la deuda en octubre de 2017. 

Y hoy, 21 de agosto de 2018, es el primer día de un paquete de medidas económicas que todo el mundo (incluso ellos mismos, no me creo que sean tan ilusos) sabe que va a fracasar. Se inventan una cryptomoneda llamada Petro, en que cada unidad tiene el precio del barril de petróleo venezolano. Usan un precio de conversión de $ a bolívares, le quitan 5 ceros y te dicen que un Petro son 3600 bolívares Soberanos (ojo, antes eran bolívares “a secas”). Te dicen que el precio de la moneda irá anclada al precio del petróleo, pero no te dicen que van a hacer con el dinero inorgánico (el que imprimen y crea la inflación). Y, como medida estrella estipulan una subida de salario mínimo nunca vista en este planeta. Ayer el salario mínimo eran 0,86$, ahora es de $30. La pregunta del millón y que ya tengo curiosidad por ver, es como las pocas empresas que quedan van a poder hacer frente a esta subida. 

Después de 5 años de crisis, los problemas en Venezuela dirían que acaban de empezar. Justo ahora empiezan las resoluciones de tribunales por la ola de expropiaciones de Chávez en 2007. No me cabe en la cabeza como hay una sola persona que venera a “el comandante”. No solo se cargó la productividad del país subsidiando todo, si no que nacionalizó miles de empresas extranjeras (nacionalizar significa decir; tu empresa ahora es mía, ya puedes irte) que, por supuesto, lo denunciaron y están ganando todos y cada uno de los casos. El más reciente con la petrolera multinacional canadiense Conoco Phillips, que no aceptó el injusto cambio de contrato en 2007 de Chávez y lo denunció en el CIADI (el tribunal mundial para disputas de inversiones). Pues el tribunal falló a favor de Conoco, y antes de que la canadiense empezara a expropiar activos en EE. UU. Han llegado a un acuerdo en que PDVSA (la estatal petrolera) deberá pagar $2040 millones en los próximos dos años. Si el gobierno tuviera $2.000 millones... 

Llegados a este punto es momento de preguntarnos sobre una posible salida del conflicto. 1, podría no haber salida, en Cuba nunca la hubo, aunque no veo a EE. UU. dejando irse de rositas esta vez a otro país comunista tan cerca de casa. 2, implosión interna en el ejercito y gobierno. Falta que una parte importante de estas dos instituciones no lo vean claro y decidan sublevarse. 3, que Maduro vea más riesgo en quedarse que en exiliarse (a Cuba, por ejemplo). Esto da para un gran desarrollo. 

Si te interesa este tema deja un comentario y puedo desarrollarlo. Hay mucha tela que cortar y atar cabos no siempre es sencillo. 

Y, por último, poner un poco de color a lo escrito. Estas fotos hablan por si solas y podéis ver más en el artículo original.


Hiperinflación-Venezuela

Hiperinflación-Venezuela

Hiperinflación-Venezuela

Únete al canal de Telegram para recibir contenido interesante
https://t.me/economiafulltime

Suscríbete a la lista de correo para no perderte nada

* indicates required

http://www.economiafulltime.com/p/politica-de-privacidad.html
Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace en el pie de página de los mails que te llegan. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita economiafulltime.com
Usamos MailChimp como nuestra plataforma de comercialización. Al hacer clic a continuación para suscribirse, usted acepta que su información se transfiera a MailChimp para su procesamiento. Conozca más sobre las prácticas de privacidad de MailChimp aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario