19 marzo 2017

¿Ya sabes cuánto quieres ganar?

Sobre metas personales se ha escrito demasiado. Así que voy a ser breve y a apuntar por aquí una reflexión de tarde de domingo que he hecho después de pensar y analizar conversaciones pasadas.


Se trata sobre qué queremos obtener cuando entramos a mercado. Ojo, porque tiene trampa esta introducción. De buenas a primeras todos pensamos en dinero. Evidentemente cuanto más mejor, y en el menor tiempo posible. La base del capitalismo es la acumulación y, aunque parezca que hoy en día este principio está mal visto –bendita hipocresía- todos lo practicamos en mayor o menor medida.

Sí, vale. Entro a mercado, me juego mi capital, para obtener dinero. Más capital. Pero, ¿Realmente se cuánto capital quiero? ¿Qué espero obtener, y en cuánto tiempo? No creo que haya demasiada gente que se haga estas preguntas y considero que son de vital importancia para saber dónde estamos en todo momento. Imagina que tienes dos inversiones parecidas en forma, pero diferentes en concepto. Una de ellas tiene un control de riesgos muy meticuloso, una preservación del capital excelente. Perfecto, podré dormir tranquilo sabiendo que nunca podré perder demasiado, pues el gestor ante la duda estará fuera de mercado. Luego pienso, si hay tantas dudas y el mercado es un enorme mar de dudas que se mueve por pura sicología de masas, puede que me quede fuera en grandes debacles, bien en ese caso, pero, ¿Cuántas veces me quedaré fuera en falsos negativos? ¿Estoy dispuesto a asumir ese coste de oportunidad? 

Y tenemos la segunda inversión. Sin miedo, sin algoritmos. Control de riesgos a la antigua usanza. Si el mercado va mal lo sentirás en tus carnes y más vale que estés preparado, porque no te va a gustar. Si el mercado va bien ganarás mucho, puede que el que más. También para eso hay que prepararse. Algún día escribiré sobre cómo prepararse para ser un ganador, pues para ser un perdedor Internet está lleno de literatura.

La diferencia entre el primero y el segundo es un abismo. El primero rinde cuentas y el miedo excesivo a que estas no sean buenas se cobra un alto precio en coste de oportunidad. El segundo no debe nada a nadie. Retorno absoluto. Salir de mercado es arriesgarse a no ganar más, y aquí hemos venido a hacer dinero, ergo, fuera del mercado no se hace dinero.

¿Cuánto dinero quieres? ¿15 % anual es suficiente? Si quedan tres meses para finalizar el año y nuestro gestor ha hecho un 15 %, ¿Qué siga o que pare para no arriesgarse a salir mal en la foto anual? 

Si tienes un +15%, no te pares. Hay que luchar para que años buenos se conviertan en años excepcionales. No se trata de codicia. Esta es nuestra empresa y la queremos hacer crecer hasta el infinito. No creo yo que haya algún empresario en la faz de la tierra poniéndose límites anuales en facturación o beneficios. Así que nosotros, amantes de los mercados de capitales, nos adaptamos al medio y nos enfrentamos a las mejores mentes del mundo para, en este juego de suma cero, ganar lo máximo posible.




SUSCRÍBETE PARA RECIBIR TODAS LAS ENTRADAS EN TU EMAIL
APUNTA AQUÍ TU DIRECCIÓN



No hay comentarios:

Publicar un comentario