30 enero 2017

El concepto de vida según Blade Runner

Necesitamos entender...necesitamos comprender lo que nos rodea. Principio elemental de cualesquiera entidad pensante, avanzada. Pues pensar, por definición, es aquello que se trae a la realidad por medio de la actividad intelectual.

Que ocurriría a un posible producto de nuestros pensamientos como podrían ser los replicantes (humanoides sintéticos), si desarrollaran su propio pensamiento, producto de esa misma necesidad? 

Se llama replica a aquella obra de arte que reproduce la original con exactitud, eso si consideramos nuestro diseño, el del ser humano, como tal. Al menos esa a sido la tendencia mucho antes que el estándar de belleza fuera propuesto en la Grecia clásica.

Podría nuestra replica, los Replicantes, albergar la misma inquietud que nosotros mismos? O simplemente seguirían el cometido para el cual fueron programados?

De alguna forma, en la ahora primera parte de Blade Runner se responde prácticamente todo lo planteado hasta aquí, si mas no, se muestran plausibles consecuencias de la existencia de una replica humana tan…perfecta. De ahí, que el concepto “robot” quede tan obsoleto e antiguo como lo puede ser hoy una herramienta hecha de hueso usada en nuestra protohistoria. 

hermelo-artAportará más respuestas o, mejor aun, planteará nuevas y sugerentes preguntas sobre este mismo tema la secuela de la Obra Maestra del cine Noir de Ridley Scott?

La dimensión del concepto “Vida” deberá ser revisada en cuanto el replicante nos mire a la cara con temor y nos haga preguntas como:

¿Quién eres?

¿Quién soy?

¿Por qué me creaste?


Como definiría el personaje encarnado por Rutger Hauer (Roy Batty) padre de la ya mítica frase: “Todos esos momentos se perderán en el Tiempo…como Lágrimas en la Lluvia”, el concepto de Vida?

Me lo imagino, tal que así:
      
“A veces la vida parece la vasija en el cual la pluma descansa entre intento e intento en alumbrar un nuevo escrito, una nuevo proyecto. Y la tinta, aquella que no formara parte del papel, la que se desliza lentamente por la silueta del plumín hasta caer en la vasija de nuevo...son nuestros anhelos.

Por ello hay que soñar despierto, proyectar e diseñar los sueños conscientemente, viviéndolos, pues sino, la tinta con la que los escribimos se acumula lenta e inexorablemente en aquella vasija que acabamos llamando…Vida.

Escribe. Y hazlo con Ilusión. Escribe tu vida, ahora que tienes la pluma en tu mano, puesto que si decidiste llegar hasta aquí, es porque quieres vivir una vida digna de ser escrita”.

No me ha costado esfuerzo imaginar que diría el personaje, pues en palabras del mismo Rutger Hauer:

-La mitad de mi pertenece a Roy o la mitad de Roy me pertenece.

Como científico, diría que casi única y exclusivamente, lo que se nos exige por encima de todo es ser breves. Así pues, resumo el texto anterior en una sola palabra o unidad de información: Vive.



Ismaïl Hermelo,
Research Assistant, MSc.
Department of Immunology, Genetics and Pathology (IGP)
Neuro-oncology, Rudbecklaboratoriet



SUSCRÍBETE PARA RECIBIR TODAS LAS ENTRADAS EN TU EMAIL
APUNTA AQUÍ TU DIRECCIÓN



1 comentario: