25 diciembre 2016

Los cien euros y la irracionalidad del ser humano

Releyendo por décima vez La Biblia, me ha parecido interesante compartir aquí un estudio muy sencillo pero que nos muestra lo mal que funciona nuestra mente en relación con el dinero. 

El ejercicio nos enseña que en temas relacionados con el dinero nos volvemos del todo irracionales, incapaces de ver más allá de la mera cifra que se nos pueda presentar y que, por culpa de eso, acabamos tomando decisiones contrarias a nuestros intereses.

Vayamos al grano.

“Una amiga te llama para que le ayudes a hacer una mudanza el sábado por la tarde y te avisa que no va a poder pagarte nada. Aceptas porque es tu amiga.

Tú avisas a un amigo para que sea el trabajo menos pesado, le comentas la situación y también acepta, porque es tu amigo.

Al terminar el trabajo, tu amiga, muy agradecida, os quiere pagar, pero os negáis. Ella insiste y, para que no haya conflicto, se le ocurre una idea. Te lleva a solas a otra habitación y te comenta lo siguiente:

  • -Te doy cien euros que tienes que intentar compartir con tu amigo. Sólo puedes hacerle una oferta y, en cualquier caso, tú tienes que quedarte con un mínimo de sesenta euros. Si no acepta me los devuelves y os quedáis sin nada. Aceptas.

El amigo sabe lo siguiente: Hay cien euros a repartir y sólo le van a hacer una oferta. No sabe nada de la “condición” especial de los sesenta euros y de que si no acepta os quedáis sin nada.



***Tiempo para pensar***

¿Aceptarías menos dinero que tu amigo? Probablemente te parecería un insulto que tu amigo quisiera ganar más dinero que tú habiendo hecho el trabajo a partes iguales. La probabilidad de que acabaras teniendo un conflicto con tu amigo, y sin cobrar nada, llegan a un porcentaje muy elevado.

La irracionalidad nos hace preocuparnos antes por lo que gana el otro que por lo que ganamos nosotros. Gane más o menos el otro, acabaríamos teniendo más dinero que al llegar, por lo que de entrada no es un mal negocio.


Si alguna vez te llaman para ayudar en una mudanza acuérdate de esto :-)



Feliz Navidad.



SUSCRÍBETE PARA RECIBIR TODAS LAS ENTRADAS EN TU EMAIL
APUNTA AQUÍ TU DIRECCIÓN



3 comentarios:

  1. Hace tiempo leí un dilema parecido:
    Se te entregaría una cantidad de dinero para repartir con otra persona siempre y cuando esta estuviera dispuesto a aceptar el reparto. Pero no puedes decirle que existe esa condición, ni negociar. Es decir debes hacer una oferta única (sin explicaciones) a la otra persona, si acepta repartís el dinero, sino no hay dinero.
    La cuestión es que cualquier cantidad en el reparto es favorable. Incluso 1% para ti y 99% para la otra persona. Sin embargo nadie esta dispuesto a hacer esa oferta.
    Una variante es que si se informa a la otra persona de la condición y curiosamente pasa lo contrario, no esta dispuesto a aceptar una cantidad pequeña (lo cual supone que no va a tener nada)
    Pero calificar esas decisiones de "irracionales" no es justo. Irracional tiene connotaciones muy negativas y peyorativas. Presupone falta de inteligencia, arrogancia, cabezoneria.. y eso no es así.
    Sencillamente el modelo humano es mas complejo que el modelo racional puro. Incluye conceptos que van mas allá de la avaricia y aversión a las perdidas que podemos definir como "sesgos erróneos". Conceptos como orgullo o justicia, no pueden ser definidos como "erróneos" o "inútiles".

    Bon Nadal!

    ResponderEliminar
  2. Feliz Navidad Gerard
    y tambien a todos tus lectores

    ResponderEliminar
  3. Jaja !! Que cachondo Gerard , " La biblia " ¿sera en tu religion no?.
    Buen articulo, pero estoy de acuerdo en parte con Ramon.
    Buen año y buenas inversiones.

    ResponderEliminar