03 septiembre 2016

La teoría del caramelo

Cuando llevas mucho tiempo persiguiendo algo, corres el riesgo de perder la perspectiva. Obsesionarse, al contrario de lo que algunos dicen, es bueno y funciona. Las grandes mentes siempre se han obsesionado en conseguir los grandes logros, y gracias a ellos podemos disfrutar de un nivel de vida muy superior al de generaciones anteriores.

Dicho esto, hay que tener la suficiente inteligencia como para poder dejar de lado cualquier objetivo, hacer una pausa y evaluar cómo está yendo el tema. A esto le llamo la “teoría del caramelo”, invención mía ;-)  y totalmente testada. Es de fácil aplicación, aunque reconozco que cuan más abstraído estás en el objetivo más difícil es hacer un parón, y es ahí donde corremos el verdadero riesgo. Desde dentro las cosas van cambiando a una velocidad tan lenta que hace que nosotros cambiemos con ellas, y lo que puede parecer una desviación sin importancia al principio puede acabar con un cambio de rumbo a largo plazo.

Así que, hay que marcarse fechas en el calendario y/o en forma de objetivos intermedios. Una vez conseguidos es conveniente alejarse del lugar de exposición, viajar es el mejor método. Cambiar de aires ayuda más de lo que uno cree a ver las cosas en perspectiva. Alejarse, disfrutar de otros ambientes y dedicar tiempo a pensar y reflexionar sobre lo que hemos hecho, conseguido y si vamos por el buen camino. Escribir las sensaciones que se tienen periódicamente y revisarlas pasado el tiempo también ayuda a saber si hacemos lo que pensamos o pensamos lo que hacemos. Yo lo hago y créeme que en la mayoría de la veces, de lo que piensas a lo que realmente haces hay una notoria diferencia.

La teoría del caramelo va directamente relacionada con cambiar de sitio, sentirse un turista como dice mi mentor, y disfrutar de cosas de las que no disfrutamos habitualmente. Sentirte especial y que lo que haces tiene realmente un impacto en ti, y funciona. Si vas esperando el gran premio corres el riesgo de no tener la suficiente fuerza y empuje para llegar de golpe, así que, de vez en cuando, es bueno recular un paso para dar dos de golpe hacia delante. 

Esta teoría funciona para todo, no es nada nuevo, y te aconsejo que la pongas en práctica desde ya. El tiempo pasa rápido, y es lo único que no puedes comprar.




SUSCRÍBETE PARA RECIBIR TODAS LAS ENTRADAS EN TU EMAIL
APUNTA AQUÍ TU DIRECCIÓN





No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada