17 septiembre 2016

Internet y los gurús de las finanzas

Hace unos días me llegó un correo en el que me pedían opinión sobre determinada gente que escribe en redes sociales, blogs, medios de comunicación etc. Supongo que, de alguna manera, me estaban pidiendo sobre la veracidad de esa gente. Sobre si esa gente es –o debe ser- un ejemplo a seguir o son uno simples pasajeros que intentan venderte lo que no tienen.


Bien, evidentemente no voy a nombrar a nadie. Primero porque no soy nadie para juzgar a los demás y, segundo, porque me importa bastante poco lo que hagan los demás.

Las redes sociales, ese rincón donde la gente dice lo primero que le viene a la cabeza sin reparos. Sin pensar que en que lo que ahí escribes queda grabado a fuego por mucho que le des a eliminar mensaje, y puede volverse en tu contra cuando menos te lo esperes. Twitter es la red social por excelencia entre los gurús financieros. No eres nadie si no cuentas tus hazañas para que tu legión de followers queden maravillados y sientan esa envidia que hace subir tanto egos. Los supuestos traders se llevan la palma en eso; no hay mejor demostración de falta de autoestima que colgar una foto de la pantalla de tu ordenador (con los gráficos de fondo, evidentemente) mientras te estás tomando una caipiriña en la playa. Como diciendo; soy tan bueno que gano dinero aquí tumbado, de relax, y no necesito ni las dos manos, mientras tú, paleto, te mueres de envidia viendo la foto por Twitter en calzoncillos mientras te haces un colacao a las siete de la mañana antes de ir a trabajar.

En serio, la red está llena de ejemplos para que tenga que poner alguno. Ves la biografía de algunos y ríete de la de Ackman. ¿Sales al parque con tu hijo a chutar la pelota y ya eres futbolista? Pagar el suministrador de datos y darle al ratón no te convierte en trader. Aunque, en el fondo, ¿A quién le importa?

Todos necesitamos de vez en cuando que nos digan lo buenos que somos, aquí no hay excepción. Lo que sucede es que el dinero siempre ha sido un tema tabú, extremadamente sensible, y motivo de polémica. No hay tema que despierte mayores envidias y rencores (bueno, quizá el sexo se acerque mucho). Además, lo habitual es encontrar a gente que diga lo difícil que es ganar, lo mucho que les ha costado y los cadáveres que ha dejado por el camino. Pero nadie muestra pruebas fehacientes. Ojo, no digo que las tengan que dar. Ya he dicho antes que yo no soy nadie ni para juzgar ni para exigir. Pero hay que ser consecuente con lo que se dice y hace. Si tienes el valor para proclamarte campeón tenlo también para demostrarlo, sino, gente como yo, no te va a creer nunca. Y a ti sí que te importa lo que piensan los demás.

Me viene a la cabeza una parte del texto del libro El millonario de la puerta de al lado en el que uno de los entrevistados –rico hecho a sí mismo- le responde a uno de los muchos asesores que le llaman para que invierta su fortuna mediante él lo siguiente: Señor asesor, no tengo inconveniente en invertir con usted, mándeme su declaración de la renta y extracto de operaciones de los tres últimos años, y si ha ganado más dinero que yo le dejaré gestionar parte de mi dinero.

Nunca recibió más llamadas de ese asesor.

Demuestra que con lo que sabes hacer eres un ganador y luego muestra tus honorarios, ten un poco de clase. No te inventes un curso “Premium” con el que pretender dar lecciones de algo que no has hecho. Por mucha teoría que te hayan enseñado en la universidad eso no funciona así. En los mercados no gana el que más sabe sino el que menos tiempo equivocado es capaz de estar. 

Todos hemos necesitado “tirar” de alguien, tener un “modelado”. Nos hemos llevado alegrías y decepciones. Coges lo bueno de este y lo bueno del otro e intentas aplicarlo con mayor o menor éxito a tu vida. El problema viene cuando eliges mal la fuente y no te das cuenta porque con buenas palabras te ha hipnotizado. O quizá es un “malote” de Twitter y lo sigues porque a ti siempre te hubiera gustado ser así de “malote” y que la gente en vez de pensar que eres un gilipollas te diga que eres el mejor.

Mi humilde opinión, y conclusión extraída en ya bastantes años en esto, es que un ganador no se prodiga en redes sociales ni cuenta su vida. Un ganador no necesita llenar el ego con halagos porque sus victorias en el mercado ya le llenan hasta el tope. Un ganador no pierde el tiempo y no soporta a los lameculos. Hay excepciones (como en todo), siempre hay algún excéntrico que necesita ser el centro de atención.

Conclusión. En las redes sociales puedes aprender muchas cosas, pero no a invertir. Cambia los tuits por libros.



SUSCRÍBETE PARA RECIBIR TODAS LAS ENTRADAS EN TU EMAIL
APUNTA AQUÍ TU DIRECCIÓN





5 comentarios:

  1. que alguien se lo pase a @canal_alcista

    ResponderEliminar
  2. Muy buen artículo Gerard!
    Me llama la atención lo del libro El millonario de la puerta de al lado. Porque estoy leyendo el de Taleb "¿Existe la suerte?" y le pone a caldo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Ramón, pues el libro The millonaire next door está bien porque te muestra que en la vida hay dos tipos de personas con dinero: Ricos y pobres con dinero. Me gustó y escribí sobre él por aquí.

      Saludos!

      Eliminar
  3. Hay que tener cuidado tanto en la red como en los libros.
    No hay que tomarselo todo al pie de la letra, y hacer de eso escritos un mandamiento.
    En la red se publican blogs de finanzas personales e inversiones, que previamente el autor del blog a leido en libros o internet. Eso esta bien si lo has probado y ves que funciona. Muchos ni siquiera han empezado a invertir o poner en practica lo aprendido.
    Este blog es mas ameno y sin tantas pretensiones, mas directo y real, es en definitiva como " hagamoslo juntos."
    No te puedes fiar de los gurus de las redes sociales, es dificil de demostrar que algo esta funcionando sistematicamente durante años.
    Tambien comentar que hay que tener cuidado con los libros como: Mente millonaria o Padre rico, padre pobre y un largo ect. Estos libros recomiendan la inversion en acciones, bonos, oro, e inversiones inmobiiarias o ingresos pasivos y precisamente ellos no se hicieron ricos de ese modo, sino montando un negocio y vendiendolo.
    Ademas como dice Ramon, con el ingrediente de la suerte, pues muchos de los negocios fallan.
    No diigo que no se pueda hacer rico o financieramente independiente con las acciones, bonos ect... Pero un trabajador con un salario, es mucho mas dificil y mas lento. Sin embargo si puedes crear un buen patrimonio.
    En el Millonario de al lado la mayoria de los ricos tenian negocios y han tenido exito, pero hay que tener en cuenta que otros muchos fracasaron y arruinaron.
    Hay mucho que comentar sobre este tema, y a grandes rasgos es lo que pienso. Saludos


    ResponderEliminar
  4. Buen articulo Gerard
    gracias

    ResponderEliminar