15 agosto 2016

Riqueza es lo que acumulas, no lo que gastas.

He terminado de leer el libro de “El millonario de la puerta de al lado”. Lo tenía pendiente desde hacía varios años (es un libro de 1996) y el otro día por fin me puse con él. 


No es un súper libro y realmente no aporta demasiado a lo que ya sabemos (o deberíamos saber). Los autores dedicaron varios años a hablar con millonarios y, mediante encuestas, extraer conclusiones de los datos obtenidos. Al contrario de lo que suele pensar la gente, los millonarios no tienen porque ser el tópico de casa en buen barrio, coche caro, ropa cara y clubes privados. Es más, según los datos revelados, la mayoría de hogares con este perfil no eran de millonarios (supongo que hoy en día sucede lo mismo) y aquí es donde hay una lección que considero importante:

“Riqueza no es lo mismo que renta. Si cada año percibes una renta cuantiosa y la gastas entera, no te haces rico, tan sólo gozas de un buen nivel de vida. Riqueza es lo que acumulas, no lo que gastas.”

La cita es bastante clara y necesita poco matiz. Si vives de lo que trabajas, por mucho que ganes, ni eres rico ni vas a serlo.

De los datos extrajeron que un porcentaje muy elevado de los hogares con elevada renta adecuaban su nivel de vida a esa renta. En el momento en que se deja de percibir una parte de esa renta el nivel de vida debe descender.

Por el contrario, los datos revelaron que los realmente millonarios (hogares con un patrimonio neto mínimo de un millón de dólares) tenían rentas superiores a la media en todos los casos, pero muy inferiores a las rentas del caso anterior. Hogares que habían dedicado mucho tiempo a acumular capital e invertirlo, sobretodo esto último. Personas que viven en barrios de clase media, donde todo es mucho más económico, con trabajos tipo profesores o contables.

El libro se desarrolla entre un montón de ejemplos, quizá excesivos, sobre diferentes tipos de ciudadanos norteamericanos, y en muchos casos da la sensación de estar leyendo lo mismo todo el rato. Hace un especial estudio en los hijos de este tipo de gente, la educación que les inculcan, que me ha parecido interesante.

Pero, como en todo hay una enseñanza, he tomado unas notas para resumir lo que me ha parecido clave.


  • Riqueza es lo que acumulas, no lo que gastas.
  • Llegan a ser millonarios los que se toman las finanzas personales como si de una empresa se tratara. Hacen presupuestos y los respetan.
  • Rico y millonario no significa lo mismo (sujeto a interpretaciones).
  • Frase literal del libro: “ Soy rico porque nadie sabe que tengo dinero, las apariencias son caras de mantener”.
  • No le digas a tus hijos que eres millonario y edúcalos mediante la meritocracia.
  • Si un integrante de la pareja no está bien implicado y “educado” es imposible llegar a millonario.
  • Sin invertir (principalmente en el mercado de valores a largo plazo) imposible llegar a convertirte en millonario. 

Resumiendo. Buen libro sobre conducta humana y dinero, del que podemos extraer potentes reflexiones.



SUSCRÍBETE PARA RECIBIR TODAS LAS ENTRADAS EN TU EMAIL
APUNTA AQUÍ TU DIRECCIÓN



1 comentario:

  1. Fundamental la implicacion de la pareja. Tanto emocional como con hechos. Empezando desde el ahorro y una constante educacion financiera.
    Buen articulo. Me apunto el libro.
    Saludos

    ResponderEliminar