07 febrero 2016

La Paciencia es Dinero, ahora y siempre


Ningún mar en calma ha hecho experto a un marinero. Esta es una de mis frases “motivacionales” preferidas. Es, sin duda, a la que me aferro en momentos 
difíciles y situaciones que salen de la zona de confort, no solo en temas de inversión.

El porqué escribo esta frase viene a raíz de unos correo que me han llegado sobre el momento actual del mercado. Como todos sabemos, los principales índices mundiales han corregido fuertemente y algunos de ellos se encuentran en tendencia secundaria bajista y en marcada sobreventa. 
Tener longs en estos momentos no es la mejor de las sensaciones, pero tampoco es para dramatizar, siempre que sepamos a lo que estamos jugando, claro. Una corrección de un 20-30% es importante, sí, pero hay que ponerse en contexto y relativizar este dato. Basta con mirar históricos y darse cuenta de que caídas de este calibre son frecuentes y, al final, el mercado acaba creciendo irremediablemente. Evidentemente no hay nada seguro y todo eso que suele decirse en bolsa, pero lo que está claro es que la economía crece a largo plazo y las cotizaciones reflejan los beneficios de las empresas. Si las empresas ganan dinero, tarde o temprano, los precios acaban reflejándolo. Otra cosa son las burbujas, ahí hay que estar fino y aprender, o intentar, anticiparse (cosa que no siempre es sencilla, ¡por supuesto!).

Si me sacas el ejemplo de Japón, en que su mercado principal está en un lateral eterno que dura ya más de veinte años, es un claro ejemplo de inmensa burbuja que estalló a principios del año 1990, y probablemente no se llegue nunca más a ese nivel. Lo que tardó tres años en formarse ha marcado el transcurso de la historia. En occidente no hay burbujas tan contundentes, por el momento, y se han superado con relativa facilidad máximos de lo que se considera la primera burbuja de la era moderna, las puntocom.

A lo que iba. Lo normal es que el largo plazo nos acabe dando la razón, y para eso hay métodos como los que he explicado alguna vez (DCA) para minimizar riesgos. Podemos no elegir el mejor punto para entrar, pero solo será un problema en el corto plazo, pues la economía tiende a crecer en el largo plazo. De aquí que siempre diga que el principal condicionante para invertir no sea el dinero, sino la paciencia. O más bien la falta de ella.

Sucede lo mismo con el precio del petróleo y las inversiones que van relacionadas a él. Este se va a recuperar, has demasiado en juego a estos precios. Los países exportadores de crudo ni pueden ni van a querer este precio mucho tiempo más. Lo que sucede entre medio es puro ruido y titulares sensacionalistas. “Crude oil falls” hasta en la sopa. Luego llega un día en que todo cambia y nadie recuerda el pánico. Los contrarians, por regla general, ganan dinero más veces que los seguidores de tendencias.

Ahora mismo muchos activos están sufriendo y bien, pero si son buenos activos ahora es el momento de comprar. ¡Ahora están baratos!. Ahora todo está barato prácticamente, lo que no indica que pueda estarlo más, pero fijándonos en precios históricos de empresas sólidas detectamos que hay una oportunidad clara de compra. No hay más que fijarse en, por ejemplo, Banco Santander, cotizando a 3,75€ es uno de los precios más bajos de su historia, y esta nos dice que después ha venido un rebote de tres cifras. No hay nada seguro, pero… la vida es riesgo.

En discriminar buenos de malos activos ya deberíamos dedicar un post entero, pero la principal regla por la que me rijo es determinar en si una empresa va a estar ganando dinero en diez años con el modelo de negocio que tiene. Mejor empresas cíclicas que de moda. Mejor empresas que tengan algo que vender que la gente vaya a necesitar siempre que no Twitter, Facebook o Linkedin, que no saben exactamente qué venden… para subir tanto en bolsa (en su día, claro). Con empresas de moda me refiero a GoPro, en que parecía que si no tenías una de sus cámaras eras en tonto del patio y mira ahora… pinchada la burbuja veremos donde están esas cámaras en ¿2 años?. Empresas mono producto ni tocarlas a no ser que sea para especular.

El tiempo pone a cada uno en su lugar, y el que ha hecho los deberes, tarde o temprano, recoge sus frutos. 

Ni sabemos el cuándo, ni el cuánto. Lo que sí sabemos es el cómo: Estudiando oportunidades y teniendo paciencia.




SUSCRÍBETE PARA RECIBIR TODAS LAS ENTRADAS EN TU EMAIL
APUNTA AQUÍ TU DIRECCIÓN




4 comentarios:

  1. hola Gerard, me gusta mucho tu blog.
    Como he leido otros post tuyos sobre renta fija, me gustaria que hablaras sobre las nuevas emisiones de obligaciones de Caser, no se muy bien si son para el inversor particular, o solo para bancos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! estos temas no suelo tratarlos en el blog últimamente, pero sí hay donde los tratan, y muy bien.

      http://www.rankia.com/foros/preferentes/temas/3136089-obligaciones-subordinidas-caser

      Saludos!

      Eliminar
    2. Muchas gracias por el enlace Gerard.
      saludos

      Eliminar
  2. Muy buena información sobre apertura de cuenta ING LUXEMBURGO pero está cerrado para España y no es posible desde ING España

    ResponderEliminar