20 diciembre 2015

20D; El dinero no quiere cambios.

El dinero es cobarde, no quiere incertidumbre. De hecho, son pocos los que generan dinero con la incertidumbre y muchos con la estabilidad. Las élites financieras y sus lobbies tienen al poder atado en corto a su merced, por lo que un cambio de rumbo en la política de un país, en este caso, no suele ser bienvenida.


El Partido Popular va a ganar las elecciones, otra vez, pero no va a tener la tan ansiada mayoría absoluta para gobernar a sus anchas y deshacer el poco estado de derecho que se había construido en las últimas décadas (Ley Mordaza). Tampoco tienen que preocuparse demasiado, pues con la aparición de un partido de centro-derecha como Ciudadanos los pactos vienen por defecto. No digo en todos los ámbitos, pero sí, como mínimo en una nueva investidura de Rajoy.

El Partido Popular conviene en finanzas. En finanzas, porque es un partido de derechas y liberal, y los partidos liberal-conservadores dan estabilidad a los citados lobbies para que campen a sus anchas, destruyan las clases bajas y se enriquezcan cada vez más. Claro ejemplo de que en España ha sucedido este desde hace décadas es el sector de las eléctricas, constructoras, petroleras etc. donde sus consejos son el salvavidas de políticos que han dejado Las Cortes, y “algo tienen que hacer”.


Pero no os equivoquéis, uno tiene sus ideas políticas esculpidas con el paso de los años, pero realmente a los que nos dedicamos a los mercados financieros lo que nos interesa es la estabilidad y que haya pocos inventos. Entiendo que alguien que lea esto y sea simpatizante de Podemos no esté para nada de acuerdo, también, lo más probables es que no se esté jugando su patrimonio el Lunes por la mañana.

Por mi situación de catalán, mi orgullo no me permite votar a partidos que van en contra de mis principios. No voy a hablar del tema catalán porque no sería imparcial, y no vale la pena. Así que hoy tengo un gran dilema con el voto; mi corazón me dice que vote en contra del modelo de estado que ataca contra la libertad de expresión de millones de catalanes. Mi cabeza, fría, me insta a votar por mis intereses más inmediatos, los financieros. Difícil tesitura. Dicen que los principios no son principios hasta que te tocan el bolsillo.

Una gran parte de España quiere cambios (no sabemos qué tan grande, aún). La otra quiere seguir igual. Europa quiere estabilidad. El pulso está servido.

Por mi parte, solo tengo que repasar lo vivido. ¿Qué hacía hace una década y que me ha hecho llegar a donde hoy estoy? Pasar de la política y centrarme en generar riqueza.

Disfruta de tu voto.


SUSCRÍBETE PARA RECIBIR TODAS LAS ENTRADAS EN TU EMAIL
APUNTA AQUÍ TU DIRECCIÓN







8 comentarios:

  1. Como catalán, estoy totalmente de acuerdo con tu última afirmacion sin embargo ha llegado un punto en el que a veces nos tocan cosas que no se pueden solucionar con dinero (véase educación o sanidad con los bolsillos llenos). Pero últimamente están tocando cosas que sí que nos pueden afectar a nuestras libertades como la independencia o la ley mordaza que no se pueden solucionar con dinero y que de un modo u otro pueden llegar a afectarnos directamente en la vida...
    Yo de de lo que tengo miedo es que los partidos políticos se vuelvan a bajar los pantalones como se ha venido haciendo hasta ahora tras las elecciones pero esto no lo sabremos hasta de aquí a un tiempo...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Pues yo como catalán lo tengo muy claro: votaré a lso partidos que no hacen sentir a unos habitantes por encima de otros dentro de España.
    El victimismo no es bueno, y en Cataluña muchos van de eso, y la libertad que sus padres consiguieron les permite votar a partidos que prevén reformar la Constitución, que es lo que se necesita, no imponer Leyes no equitativas, porque como catalanes debemos recordad que a lo mejor también hay (los hay) muchos otros catalanes que querrían independizarse de Barcelona que será la que robe en un futuro lejano ;-)

    ResponderEliminar
  3. He votado a Podemos y tengo todo mi patrimonio invertido en renta variable (parte de ella en empresas españolas) e inmuebles.
    No creo que si llegasen a gobernar nos vayan a robar más que el PP.
    Entiendo que tengan miedo gente que tenga varios millones de euros de patrimonio, pero la mayoría de inversores minoristas no estamos en esa coyuntura. Que por tener un iPhone y vivir de las rentas no somos Rockefeller ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo los nacionalismos, ni al catalán, ni al gallego, ni al vasco, ni al español, ni el francés, ni el estadounidense …, en resumen, a ningún nacionalismo. Porque no me define, no indica como soy o como me gustaría llegar a ser, no determina lo que puedo hacer ni lo que hago o lo que haré realmente, no me ayuda a tomar en la vida las decisiones acertadas ni, mucho más importante para mí, las correctas, porque, al fin y al cabo, no creo que ayude a nadie a ser más comprensivo, tolerante, responsable, trabajador, …, en pocas palabras, mejor persona.

      En mi corto entender las nacionalidades no dejan de ser ideas utilizadas y promovidas por unos pocos para acceder a una cuota de poder, yo no encuentro la diferencia entre esto y como fueron (y son) usadas las desigualdades religiosas, raciales, étnicas, sexistas, sociales, … Es exactamente lo mismo, únicamente se trata de crear e inculcar diferencias entre seres humanos para poder manipularlos mediante la idea de “NOSOTROS somos mejores y la culpa de todos los males, que siempre los hay, es de ELLOS”, no tenemos más que repasar la Historia de la Humanidad para comprobar que esta doctrina cala en nosotros (no tengo claro si debido a nuestra naturaleza, a nuestra ignorancia o la suma de ambas) una y otra vez logrando distraer nuestra atención de lo que realmente importa, salud, educación, justicia y economía.

      Imaginaos que no existieran las naciones ¿Cuantos problemas desaparecerían si eso ocurriera?

      Eliminar
    2. Los nacionalismos solo los puede entender alguien que vive y/o ha crecido en un sitio donde no se da el "estandarte". En España hay diversas naciones, País Basco y Catalunya quizá las más marcadas.

      Ni es ser mejor ni es ser peor. Se tiene que entender que es ser diferente, tener unos valores diferentes. Y es una lástima que todos los gobiernos españoles, desde su más severa centralidad, no lo hayan entendido aun.

      Mi pregunta es la siguiente: ¿Cómo un catalán de toda la vida se va a sentir español si su presidente no sabe hablar, y por lo tanto dirigirse a ellos, en su propio idioma? un idioma que saben y/o hablan 7 Millones de personas, un 18% del total de la población!!

      Pues con los bascos lo mismo...

      Saludos,

      Eliminar
    3. ¿Eres injusto, ladrón, intolerante, mentiroso, tirano, egocéntrico, asesino, violador, …? Esto es ¿Eres malo? Pero ¿de esos malos de verdad?

      No creo y es por eso por lo que no somos diferentes, toda diferencia emana, como muy bien dices, de los valores y en nosotros creo que son similares, cierto que puedes ser más honrado, valiente, trabajador, responsable, leal, generoso, compasivo, … que yo, indica que eres mejor persona, pero no diferente. Sí, así de simple y complejo a la vez, el Bien y el Mal es lo único que nos diferencia (o que debería hacerlo), independientemente de la religión, raza, género, cultura y, por supuesto, lugar, me da igual que se denominen canarios, catalanes, gallegos, ingleses, argentinos, …

      Esos principios son los que nos hacen pensar y comportarnos de una manera similar, y que una mayoría de la humanidad se rija por los mismos, en mayor o menor medida, ha conseguido que no nos hayamos exterminado aún. Para mí la prueba de lo dicho es que tú hablas catalán y yo gallego pero elegimos comunicarnos, y para conseguir esto ninguno eligió el idioma de su zona, ergo, ni idioma ni cultura distintas nos diferencian. Y que nosotros seamos capaces de hacerlo ¿Que dice eso de nuestros políticos que tienen que contratar intérpretes?

      Respuesta a tú pregunta: Hace mucho tiempo que pido, y mis amigos te lo podrían confirmar si alguna vez te pasas por aquí, que sea elegido un presidente inteligente, honrado y trabajador, y que me daría igual no entenderle ni papa porque sólo hable catalán (a mis amigos siempre les dije noruego porque al catalán algo le pillo).

      Y termino por tú principio, te diría que espero que no creas que la cultura gallega no fue duramente reprimida y que por eso no estamos cualificados para sentirnos “nación”, hay muchos que lo hacen y en algún que otro aspecto así nos va, pero creo que la Historia está para mostrar los errores cometidos, sean de quien sean, y no para justificar y permitir a las siguientes generaciones que los repitan. Me cabrea el “Vosotros lo hicisteis antes” o el “Y tú más” al que tanto recurren nuestros políticos para justificar los errores que cometen.

      Un fuerte abrazo.

      P.D.: Siento envidia, sana eso sí ;D, de tu poder de concreción, y me disculpo por los tochos que escribo.

      Eliminar
    4. Por supuesto que considero a los gallegos diferentes del resto de España. Lo que sucede es que por alguna razón han dejado de luchar por sus raíces (o esa sensación da desde fuera) y se han conformado con formar parte de algo en vez de quererlo todo.

      (Y ahora el chiste del día): Vosotros, como mínimo, podéis comunicaros con el Presidente central con vuestra lengua materna. :-)

      Abrazo Ramón!

      Eliminar
    5. ¿De verdad me dices que el no votar por un partido independentista (gallego en mi caso) implica el abandono de las raíces culturales? Ya hemos picado y es por eso por lo que te comentaba que debíamos aprender de la Historia y no cometer los mismos errores que cometieron con nosotros, que un cambio de tornas no justifica que podamos hacer lo mismo. Lo que está mal es malo, haga quien lo haga, y si antes lo ha sufrido lo convierte en peor porque implica que no ha aprendido nada.

      O ¿Qué como individuos somos incapaces de mantener viva nuestra cultura si su territorio no es reconocido como país políticamente independiente y no elegimos al político adecuado que nos guíe con su infinita sabiduría? Pero si ya lo hemos hecho (los catalanes, los andaluces, los valencianos, los flamencos, los escoceses, …), por suerte eso no depende de nuestros políticos. Ser país independiente no garantiza en mayor o menor medida la preservación de una cultura, es decisión y voluntad de los individuos.

      Siempre que he leído un libro traducido de otro idioma, o me he relacionado con un individuo de otra cultura, me ha quedado la sensación de haberme perdido algo (a veces incluso mucho) pero eso es debido a mi incultura, no es por haber nacido en uno u otro lugar, y es para evitar eso (o por lo menos reducirlo en la medida de lo posible) por lo que me gustaría que se enseñaran cuantos más idiomas mejor en las escuelas, sí Gerard, el catalán y el vasco incluidos.

      La cultura gallega, pese al “mundo globalizado” en el que nos ha tocado vivir, bien, gracias :), sigo pudiendo disfrutar escuchando, leyendo y hablando en gallego, aunque no tengamos representación independentista parlamentaria ni seamos un país.

      La cultura debe deleitarnos, la educación enseñarnos, las ciencias y la justicia preservarnos y nunca, jamás, deberían estar supeditadas a la política ni a la religión, actividades que manipulan, y por lo tanto corrompen, a las primeras para el beneficio de unos pocos.

      En definitiva, para mí las fronteras no dejan de ser barreras que los políticos levantan o mantienen para crear o preservar sus “cotos de caza” y los más listos, de entre todos ellos, los amplían a “comunidades económicas”.

      ¿Es hoy por hoy una utopía? Así es, pero que ningún político me intente vender que si no lo elegimos o no nos convertimos en país la cultura desaparecerá, esta se preserva PESE a ellos.

      Un fuerte abrazo y siento mucho no poder expresar mejor, ni con menos palabras, mis ideas.

      Eliminar