08 junio 2015

Serendipia

Este post puede herir la sensibilidad de algunas personas. Como autor, soy el único responsable de las opciones vertidas en el mismo. Estas opiniones son totalmente personales. Estaré encantado de contestar a cualquier comentario respetuoso y constructivo.

El otro día fue el maratón de cuentos de mi pueblo. Además de los niños, estaban allí: las bibliotecarias, la concejala de cultura, la cuentacuentos “profesional” (pagada por la anterior) y varias “mamás” cuentacuentos (solo un “papá” y una “abuela”). Yo conté un cuento con mis hijos. Trataba del dinero (¡Como no!) de lo poco que sirve acumularlo si no se tiene un fin (Se llama “Los tres bandidos”)




Se contaron muchos cuentos. Casi todos ellos con su “moraleja” (de moral) y sus “valores” a inculcar en los niños. 

Cuentos que enseñan que: 
  • Debes temer al “lobo malo” (y confiar en el “político bueno”)
  • Tener “mucho cuidado con los extraños”(no vaya a ser que piense diferente) 
  • Obedecer siempre a “mama y papa” (si esos que discuten tanto y lo único que quieren es que les dejes tranquilos)
  • Aprender lo que nos “enseñan” en el escuela (como que existe siempre una respuesta correcta y lo malo que es equivocarnos) 
  • Ser “tolerantes” con las ideas y “empatizar” con ellas (sobre todo con las ideas preconcebidas, en la tele hay muchas) … 


Cuanto estaba terminando y ya los críos pequeños se habían ido (y casi todos el mundo, pues básicamente habían ido a ver a su niño, sobrino, nieto...), me ofrecí a contar el último cuento. 

Hace tiempo que leí sobre la Serendipia y me pareció un concepto clave. Lo que no sabía (me enteré gracias a Nassim Taleb) es que la palabra derivaba de un cuento: “Los tres príncipes Serendip”


Leí el cuento en internet y lo conté (de memoria y a mi manera). El cuento es “apto para niños” y así lo conté, pero mis comentarios eran para los adultos que estaban allí. Los más “implicados” e interesados en estos eventos “sociales educativos”. Los que cantaron y recibieron con una gran sonrisa y fuerte aplauso a todos estos cuentos de “valores”.

Puse en mi navegador "valores" y busque imágenes. Y ahí estaban. 


Pero, mis “valores” eran distintos: 

  • · No juzgues, analiza los hechos. 
  • · No “toleres” que nadie te diga cómo has de pensar, piensa por ti mismo. 
  • · No “empatices” con ninguna idea, abre tu mente a distintos puntos de vista. 
  • · No actúes según lo establecido, adáptate. 
  • · No temas, arriésgate. 
  • · No hay ideas correctas, solo aproximaciones. 
  • · Exponte a equivocarte y aprende de tus equivocaciones
  • · Ábrete a lo inesperado y aprenderás: Serendipia.

Para mi no hubo aplausos, pero pocos días después me crucé con una “mama” que me felicito por el cuento.


Ahora te toca a ti repasar cuáles son tus valores.


Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

7 comentarios:

  1. 0 de cada 4 personas saben lo que significa serendipia :-)

    Extraído de una encuesta que he hecho esta tarde a las 4 personas que tenía al lado. :-))

    ResponderEliminar
  2. Bueno, la palabra en sí entró en el RAE en su última edición creo, no hace ni un año. Yo la leí por primera vez en inglés. Lo cual dice poco a favor del español :p

    El concepto es cercano al de "zona de confort" que has tratado ya en tu blog.
    Pero añadiendo un potente matiz: aprendemos(vivimos) mucho más de lo que nos llega de forma inesperada que de lo que estamos buscando. Esa "fuerza inesperada" que tanto le gusta a Taleb, nos mueve mucho más de lo que creemos. Nuestra pareja, nuestro trabajo, aquella experiencia maravillosa, ese libro que tanto nos ha gustado... ¿Cuántas de estas cosas han aparecido en nuestra vida de forma inesperada?

    Salimos con un amigo sin plan y vas a un sitio nuevo y conocemos a la chica con la que terminas casándote.
    Charlas con un familiar, te comenta que ha entrado en una empresa y decides intentarlo y consigues el curro de tu vida.
    Estás comiendo pipas en un parque aburrido una tarde con los colegas y acabas coguiendo un tren y pirandote con lo puesto y te lo pasas genial.
    Vas a buscar una "guia de campo" a la biblioteca que es el único tipo de libro que lees y coges por equivocación un libro que te llama la atención y empiezas a leer y te gusta tanto que cambia totalmente tu afición a la lectura.

    Esas son muchas de las cosas más importantes que me han ocurrido en mi vida. Todas ocurrieron por serendipia.

    ResponderEliminar
  3. Fantástica entrada!! Gracias por pensar diferente y hacernos plantear nuestras ideas y (pre)juicios... por hacernos ver que debemos seguir aprendiendo.
    Felix

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti Félix,
    No todo el mundo esta dispuesto a escuchar estas cosas...

    ResponderEliminar
  5. Muy sugerente esta entrada de blog....... Solo un matiz: Los valores que identifica, como propios, el autor no son tales, son solo sus principios. Sus verdaderos valores se encuentran detrás de esos principios y hay que deducirlos. - Quizá nos los cuente un día, sería interesante.

    ResponderEliminar
  6. Por eso esta entre comillas :)
    Lo que mas valoro en la vida es la voluntad de seguir adelante.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado esta entrada y los comentarios, lo encontré, a partir de como funcionan las sociedades pantalla ( por cierto muy bien explicado ). Seguire con asiduidad este blog.

    Felicidades por el trabajo. Es un placer leer cosas así.

    ResponderEliminar