10 abril 2015

Autoconstruyéndome

Entender la vida como un viaje te ayuda a focalizarte en lo que realmente importa. Un viaje de diferentes etapas, muy distintas unas de otras. Cuando entras en una etapa intermedia, como puede ser entre los 30 y los 40, creo que es importante hacer alguna que otra reflexión.


Un alto en el camino. Un vamos a pensar que hemos conseguido y que nos falta por conseguir aún. Creo que esos 10 años que separan los 30 de los 40 deben ser una etapa de consolidación, de asentar las bases de lo que has estado construyendo entre los 20 y los 30. 

Yo me siento así. La última década me la he pasado construyendo. Autoconstruyéndome. Al principio siguiendo mi proyecto modelado espartanamente, con altibajos pero sin abandonar la filosofía de fondo. Luego cogiendo un poco de personalidad propia y elaborando mis propias ideas. Aprendiendo a aplicar lo que otros han hecho y conseguido. Mi prioridad era desarrollar el cerebro, hacerle coger hábitos saludables, aprender de todo un poco y mucho de algo en concreto. Establecer las bases de lo que debía de ser un proyecto de vida. El éxito no viene, el éxito se crea. En ese período decidí apartarme de la mayoría de gente que tenía al lado. Algunos porque no me aportaban nada, otros porque pensaban demasiado diferente a mi y otros porque sencillamente necesitaba más tiempo para mi. Con el paso de los años te das cuenta de que hay cosas que se podrían haber hecho diferente, que quizá no hacía falta tanto o que se podían perfectamente compaginar pero, en su momento, no vi o no quise ver más allá.



Mi mentor decía siempre que la vida eran decisiones, tiempo y algo de dinero. Cuando tienes poco más de 20 años el tiempo lo entiendes de una forma muy diferente a quién tiene 45, así que hasta hace relativamente poco no entendí completamente lo que significaba y porque le daba tanta importancia al factor tiempo.

Con las decisiones me pasó más o menos lo mismo. Sabía que en la vida hay que elegir y que todo tiene pros y contras. Todo. Pero, claro. Las decisiones que se toman a los 20 y pocos y las que se toman a medida que vas creciendo no tienen nada que ver. Nada. 


Respecto al dinero es diferente pues entendí muy pronto que en esta vida, por suerte o por desgracia, sin dinero no eres nadie y se te cierran la mayoría de puertas. Hace años leí de alguien (no recuerdo de quien) que “Eres lo que tienes. Si no tienes nada no eres nadie”. A los 20 sencillamente esta frase no la entiendes, y si la entiendes no eres realmente consciente de lo que significa. Pero, a medida que te vas adentrando en la sociedad te das cuenta de que esa estúpida frase materialista te va a acompañar toda tu vida. El amor, la salud, los amigos, la familia. Todos estos valores tienen más peso que el dinero. Cuántas parejas de dejan y matrimonios se separan por culpa del dinero. El dinero es un lubricante y mientras la máquina del amor esté bien lubricada no hay problema. Habrá excepciones, sí. Pero todos conocemos casos de lo que acabo escribir. Con dinero compras salud; mejor comida; mejor colchón para dormir, un coche más seguro, un piso con menos humedad. Con dinero tienes menos preocupaciones y puedes dedicarte a otros menesteres. A un amigo no le dejes dinero si no quieres perderlo, pues el dinero o se le regala o no se le deja. La familia siempre está en los momentos difíciles, y que triste es ver una familia dividida por dinero, herencia, propiedades. Triste. 


El día en que eres capaz de entender que la vida son decisiones, tiempo y un poco de dinero, ese día, creces como persona.


Autoconstruyéndome.



Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.


8 comentarios:

  1. Enhorabuena Gerard. Yo tardé mucho más tiempo. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ramón. Lo importante es avanzar. Más lento o más rápido pero avanzar.

      Saludos,

      Eliminar
  2. Hola Gerard! Gran reflexión sin duda que me ha llevado a la cabeza grandes frases sobre las que reflexionas:
    - Estoy de acuerdo contigo que desde los 15 prácticamente hasta los 30 vas a construir lo que vas a ser a partir de entonces y si en esos años no te importa poco podrás hacer para remediarlo, en mi opinión la capacidad de "conformarse", de aprendizaje y desarrollo personal se pierde en gran medidad (esto lo explica claramente Emilio Duró).
    - Lo de "tanto tienes tanto vales" ya lo decía El Ultimo de la Fila... y lo de un "burro amarrao a la puerta del baile" -que gran metáfora!-.
    - Si descuidas la familia y los amigos también luego vas a sentir que algo no has hecho bien.
    - Si dejas dinero a un amigo, o pierdes el dinero o pierdes el amigo, jeje! Se le puede dejar pero poco, siempre menos del que valoras su amistad, claro.
    - Verdad como un templo que con dinero tienes menos preocupaciones: se duerme más tranquilo sin deudas, hay que saber ahorrar y si consigues invertir y sacar una rentabilidad a tus ahorros, que tu dinero trabaje por ti, ya estarás en el 3r nivel. Felicidades!
    Felix

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez oí decir a un hombre acaudalado que los problemas son menos problemas desde el asiento trasero de una limusina.

      Gracias por tu comentario. Gran metáfora la de El Último de la fila, si señor.

      Un abrazo!

      Eliminar
  3. ¡¡Autoconstruyéndome!!. ¡Excelente metáfora sobre tu evolución!, y, desde luego, no es nada fácil.

    Hay una cita del gran escritor José Luis Sampedro que dice:
    "Para mí la sabiduría es la vivencia de la sintonización con el macrocosmos; vivir sintonizado consciente o inconscientemente con el mundo, con el Universo, con lo que te rodea, con el todo del que tú formas parte. Ser parte profunda de ese todo, eso es sabiduría."

    Saludos,
    Roberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Roberto, eres una fuente de cultura y sabiduría. Algún día me gustaría que me transmitieras algo de tus conocimientos. Me gusta aprender de los mejores :-)

      Eliminar
  4. Me siento muy identificado con este post! Estamos muy en sintonía. Enhorabuena Gerard!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier! Cuando encontré tu blog tuve que leerme todas las entradas del tirón. Y el post de los 33 consejos lo tengo impreso y presente.

      Nos leemos, un abrazo.

      Eliminar