29 marzo 2015

Asume riesgo y podrás perder. No asumas riesgo y habrás perdido.

Así de fácil. Así de difícil. No se nos ha enseñado a perder. No se nos ha enseñado a arriesgar. Va contra toda lógica humana exponernos al riesgo de forma voluntaria y en las inversiones no es para nada diferente.

Invertir en bolsa sería el equivalente a hacer puenting. Emociones fuertes y pura adrenalina. Aunque, por lo que muchos hacen en los mercados, sería como hacer puenting sin cuerda.

No nos gusta el riesgo. A nadie le gusta el riesgo pero, todo riesgo lleva asociado una parte buena, aquella que nos hace sentir bien (o mal si fracasamos). Si nos exponemos a una situación de riesgo es porque sabemos que, de salir bien, vamos a sentirnos mejor, un subidón de adrenalina que dicen. En las inversiones y en la vida el riesgo no nos gusta pero nos atrae. Somos adictos a él.

En las inversiones el riesgo nos viene empujado por la ambición, la ambición de ganar más. ¿Cuál es tu cifra? “MÁS”. No, “más” no te la acepto como respuesta válida, vete pensando en una cifra. ¿Quién sabe su cifra?, Yo la sé, sí. Pero, ciertamente no puedo contar más de dos personas que la sepan… esa cifra te aboga indefectiblemente hacia el riesgo. ¡Es una cifra grande! vas a tener que arriesgar bastante y bastantes veces para llegar a ella. Acéptalo y vivirás más feliz. No, no me digas que ya estás bien como estás ahora porque sabes que no es verdad. A mi no hace falta que me mientas, si en el fondo me da igual. Te mientes a ti mismo y esto es un error muy primario. Acéptalo. Acepta que hay que arriesgar para ganar. Ojo, no ganar cualquier cosa, no. Ganar por encima de la media, como los campeones. ¿Que no se puede me dices? Venga va, no seas llorica. Estoy cansado de oír siempre la misma historia aburrida. Que si no puedo, que si no tengo tiempo, que si no es para mi, que no me gusta el tema, que me aburre… Si ya sabes lo que te voy a contestar. Eres tu el que lo quiere todo sin arriesgar nada, y sabes que esto no funciona así. Aquí primero entregas y luego, si has hecho bien los deberes, recibes. Y, aún así, ¡puede que no recibas! Pero si no lo pruebas no recibes seguro. 


La vida es riesgo. Quien acepta y arriesga podrá perder. Quien no lo acepta y no arriesga ya ha perdido. Apúntate esta frase de autoayuda que leí en no se que parte y tenla presente cuando tengas dudas sobre si hacer algo o no hacerlo. Yo tengo dudas constantemente y me equivoco por encima de la media seguro. Pero arriesgo. 


Mi objetivo en esta vida es poder llegar a mi lecho de muerte lo suficientemente consciente para poder-me preguntar si he hecho lo que he querido. Si he arriesgado lo suficiente para conseguir aquello que quería. 


Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

8 comentarios:

  1. Un concepto parecido al que escribí en este post:
    http://www.economiafulltime.com/2014/09/estrategia-de-inversion-en-renta_15.html

    No estoy totalmente de acuerdo. El riesgo que asumimos depende del apego que tengamos a las cosas. Yo como soy feliz con un libro, un bocata y una cerveza en una tienda de campaña, no me cuesta nada jugarme la pasta. De echo si hay algo que tengo claro es que si mañana pierdo TODO el dinero que tengo invertido mi vida diaria no cambiaría en lo mas mínimo.
    Y también depende de lo que consideres importante en la vida. Para mi lo importante es aprender. Nada sustituye la experiencia. Y eso es lo que quiero para mi y para mi familia. El dinero es un medio no un fin.
    Y ahora contesto a tus preguntas:
    si tengo una cifra (variable según el entorno económico y mis propias condiciones)
    si, tengo una fecha para conseguirla.
    Y si, vivo feliz en el camino asumiendo riesgos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el desapego al resultado es clave e importante para dedicarse a las inversiones. Pero no me digas que lo pierdes todo y mañana vas al curro tan como si nada. La vida sigue, sí. Pero la frustración podría ser muy desmotivadora y limitante.

      Para nosotros esto es como para un futbolista perder la final de la Champions. Aunque la pierda va a seguir cobrando pastizal, pero perder le provoca una frustración muy grande.

      :-)


      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo con Gerard, que gran ejemplo el del futbolista! Me rio de todos aquellos que afirman quedar "tan panchos" si mañana lo pierderan todo (económicamente hablando, claro). Para empezar tu EGO no te lo permitiría, por poco que digas o creas tener ahora mismo... Quieres ponerlo a prueba? Entrega mañana todos tus bienes personales a una obra de caridad. JAJAJA!!!

    ResponderEliminar
  3. Je, je,...
    Bueno yo no he dicho que me fuera a quedar "tan pancho", si no que mi vida diaria no variará lo más mínimo.Iría a currar, a nadar y con mi familia como todos los días. Eso seguro.
    Cabreado como una mona, pues también seguro.
    Pero eso no me va a deprimir, ni ha frustar, ni ha desmotivar, ni ha limitar...
    Mas que nada porque no sería la primera vez y nada de eso me pasó entonces. Todo lo contrario. De hecho creo que quien no pasa por esa experiencia, no sabe realmente cómo va reaccionar.

    Por otro lado tu mismo das las respuestas:
    "Mi ego no me lo permitiría"
    Exacto, mientras no adoptes un punto de vista humilde y te deshagas de tu ego jamás podrás deshacerte de tus miedos y jamás podrás ganar este juego.
    Muchos millonarios han acabado entregando sus bienes personales a obras de caridad...

    "por poco que digas o creas tener ahora mismo"
    Exacto, el problema es lo que "crees" tener. Porque no tienes, nada.
    Tu miserable existencia y todas tus miserables posesiones no son nada.
    Nadie se acordara de ellas dentro de un puñado de años...
    Todo es vanidad.
    Aprender a vivir lo mejor que puedas
    Y eso incluye gestionar tu dinero, ahorrar e invertir.

    ResponderEliminar
  4. Gran reflexión!! El Dalai Lama a tu lado la mama, vamos. JAJAJAJA!!!!!!!!
    Felix

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajja! ya me gustaría ya!! un abrazo!

      Eliminar
    2. Perdón, el comentario iba por la filosofía de Ramón, la verdad que esta un par de escalones (por lo menos) por encima de mi. Yo todavía me sigo cabreando como una mona el dia que me salta un stop y pierdo 300€ o 500€, pero es que invierto para ganar, claro. Todavía me dejo llevar demasiado por mi "ego"... pero con los años creo aprendes a relativizar.

      Eliminar
    3. Todos hemos pasado por eso Félix...Y todos invertimos para ganar..
      Pero no se puede ganar sin perder,... a no ser que te conformes con las migajas (y ahora las migajas están al 0%)
      Por eso tienes que relativizar, perder apego o como quieras llamarlo... pero tienes que comprender que el dinero es un medio que nos viene impuesto y por tanto no es tuyo. No debes sentir avaricia y ansiedad, ni pena, ni cabreo, ni nada... El dinero no tiene sentimientos.. no sientas nada por el, el no siente nada por ti
      Simplemente úsalo,..Aprende a usarlo..

      Eliminar