05 abril 2014

Las apariencias, las buenas palabras y los negocios

Vivimos en un mundo que pasa demasiado rápido. Hemos mejorado en calidad de vida, la tecnología nos lo ha puesto enormemente más fácil, pero nos hemos deshumanizado. En una sociedad donde el trato directo con las personas tiende a reducirse cada vez más las apariencias han ganado un protagonismo relevante.

Si hoy en día Steve Jobs fuera a buscar trabajo en Apple lo más probable es que no se lo dieran. No encaja en el perfil. Y no hablo del Jobs que iba descalzo y no se duchaba, no. Hablo del Jobs maduro. Las empresas no tienen tiempo de conocer a las personas y se rigen por un perfil determinado. La prioridad de una empresa es ganar dinero todo el tiempo, así que puestos a buscar un candidato, en la mayoría de casos, prefieren uno que les haga ganar dinero desde el primer minuto, una apuesta segura, a un visionario que tenga buenas ideas y quiera innovar en ese campo, que puede salir bien o puede salir mal. En este caso la apuesta a corto plazo sería perder dinero, pero a largo plazo, si saliera bien, supondría retorno más elevado.


suits
Cuando vas a buscar un trabajo tienes que mostrar tu mejor versión, porque las apariencias cuentan. Yo no cerraría un trato en el que he tenido que poner mi dinero con alguien que no cuida su aspecto, es altamente desordenado, impuntual etc, por mucho que en el fondo sea solo una fachada. En una entrevista de trabajo el entrevistador quiere oír lo que puedes ofrecer, de lo que eres capaz. Debes ser el mejor vendedor de ti mismo, de lo contrario dudo que alguien se preocupe en descubrir lo bueno que eres en determinado campo a no ser que tus trabajos/proyector anteriores hablen por ti.

Apariencia es respeto. Hablar bien es respeto. Si sumas las dos cosas serás un ser respetado.

Escoger bien las palabras que uno va a utilizar es una potente arma para demostrar el nivel que tiene esa persona. Es escuchar a alguien hablar de forma incorrecta, con palabras malsonantes, y cambios estridentes de tono, y tener menos ganas de respetar a esa persona. Por supuesto me refiero en los negocios o trato con otras personas que no sean del círculo íntimo, porque ya sabemos que delante de nuestros semejantes todos nos relajamos un poco.

Hace poco visité unas oficinas que me sorprendieron y me dejaron pensando. Solo la entrada era espectacular. Inmaculada, cuidando todos los detalles. Equipada con la tecnología justa para darle ese plus de comodidad. Detrás de tan cuidado escenario siempre hay alguien que entiende muy bien que las apariencias en los negocios suman el 50% del resultado final. Fue visitar el despacho de 30 metros cuadrados de esa persona y ratificar la sensación. Impoluto y con clase. De estilo minimalista en tonos marrones. Un solo y gran cuadro de estilo abstracto en el fondo. Lo demás limpio. Sin duda en ese sitio se deben haber cerrado numerosos acuerdos importantes.

Nuestra mente funciona muy rápido y por sensaciones. En cuestión de segundos juzgamos a las personas por su apariencia o por sus primeros actos. Decir esto no es algo popular pero somos así, y en mayor o menor medida todos lo hacemos. 

Escoge con sumo cuidado las palabras a utilizar. Que no sean vulgares pero que tampoco sean muy rebuscadas. No hace falta hablar como lo haría un noble de la realeza del siglo XV, pero sí es importante demostrar que tenemos un amplio vocabulario, que somos capaces que mantener una conversación rica más allá del coloquio diario. Por supuesto esto sólo se consigue mediante la lectura, la observación y el estudio. Así que ya sabes por donde empezar.

La próxima vez que tengas que hacer algo importante lleva contigo la mejor versión de ti. Víste cómodo pero elegante. Habla culto pero sencillo. La primera impresión la tendrás ganada, y eso, hoy en día, es un paso en firme importante.


PD: La foto del artículo pertenece a la serie de la USA Network "SUITS". Si quieres saber más sobre este tema del que hoy he escrito te recomiendo ver esta serie. No te dejará indiferente. Serie de culto.



Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

1 comentario:

  1. Buenos consejos Gerard, si señor..

    Para conseguir mi actual trabajo eramos muchos candidatos y muchos intereses para "meter a los amigos"..
    Pero la empresa fue un paso por delante.. y metió por sorpresa en la entrevista final a un psicólogo . En seguida me di cuenta que se tomaba su trabajo muy en serio y su trabajo era descubrir como eras tu realmente. Y lo hacia muy bien el cabr**.

    Machaco a la mayoría de los "amigos" que "ya estaban dentro", pero que trataron de ocultar la verdad tras una fachada (como su incompetencia, falta de ambición, falta de responsabilidad, poca voluntad de trabajo...). Se monto una buena, pero yo estoy dentro y ellos fuera...

    Así que sí, muestra tu mejor fachada, pero ten mucho cuidado con quien tienes delante en una entrevista de trabajo, sobre todo si es un proceso de selección complicado. Si te pillan en una mentira, estas fuera...

    ResponderEliminar