27 abril 2014

Excusas para no pensar

Hay un libro de Eduardo Punset titulado “Excusas para no pensar”, del cual voy a apropiarme del título para este artículo. Aún no he leído dicho libro, pero el título ha logrado captar mi atención.

Llevo un buen rato poniéndome excusas a mi mismo para no pensar en nada. Una parte de mi quiere sencillamente no hacer nada. Mirar al vacío, liberar la mente, no pensar. Otra, por el contrario, me fuerza a estar atento, a crear, a investigar, a ser curioso. Al final ha ganado la parte menos vaga de las dos y me ha inspirado a escribir unas líneas dominicales. Podría no escribir nada y el transcurso del mundo seguiría igual. El del tuyo, claro. Porque mi mundo estaría siguiendo una órbita tóxica, llena de malos pensamientos y laxa actitud. Y no he venido a este mundo para pasar desapercibido sino que la huella que quiero dejar en él debe ser profunda y bien definida. 

Que sencillo sería no hacer nada. Bajar la tapa de mi mac y salir a disfrutar del radiante sol que hace hoy en la ciudad condal. Pero solo sería un espejismo de lo que realmente quiero, porque una vez disfrutado el corto plazo llegaría el sentimiento de culpabilidad por no haber hecho lo que realmente quería hacer. Dedicaría un rato a lamentarme por la improductividad y falta de compromiso conmigo mismo y seguidamente buscaría alguna actividad que acabase de llenar una rutinaria tarde de domingo. Pero no. He conseguido vencer a mi demonio. Las palabras fluyen de mi mente directamente hacia el teclado, sin esfuerzo, sin pausa. Hasta puedo permitirme el lujo de escuchar un recopilatorio de hip hop negro, con sus altos y bajos, sin tener miedo a que me descentre. Estoy focalizado, siento que nada ni nadie puede apartarme de mi meta, que no es otra que vaciar mi mente como si de una desfragmentación de disco duro estuviéramos hablando. Pocas veces tengo una sensación tan placentera y, sin duda alguna, hay que aprovecharla al máximo.

Mientras escribo me viene a la mente una imagen del libro que he empezado a leer esta mañana. Eran las ocho cero cero y me disponía a devorar “Gomorra” de Roberto Saviano. Una obra maestra que le costó la libertad. Su vida. Decidió que era más importante mostrar al mundo la verdad sobre la mafia que su propia vida. Si Roberto se hubiera puesto excusas para no pensar todos viviríamos un poco más felices. Él sobre todo. Engañados, pero felices. Pero no vaciló. Hizo lo que creía que tenía que hacer y asumió todas y cada una de las consecuencias. De poco le sirve todo el dinero que ha ganado fruto de los derechos del libro y de la película si lleva casi una década escondido de ciudad en ciudad y con guardaespaldas permanente. Así que después de esta imagen que he tenido las ganas de hacer algo han aumentado, y más sabiendo que mi vida no correrá riesgo como la de Roberto. Soy ambicioso pero austero, satisfaciendo mi ego literario durante un rato tengo suficiente para calmar mis demonios.

pensar-no-pensar
Fuente | esloqueyocreo

No será la última vez que me pase. El camino está plagado de baches e incertidumbre. Y esto no tiene porqué ser malo ya que de lo contrario sería sumamente aburrido. Los cambios de ritmo y giros bruscos son lo que hacen crecer y ser mejor persona a uno. El camino recto y llano que se lo quede otro, yo quiero el difícil, porque se que es donde se encuentran las cosas que busco. Quiero pensar, no dejar de pensar. Crear un mundo interior paralelo a la realidad, con mis cosas bien ordenadas, que pueda consultar en cualquier momento solo con cerrar los ojos. Recluirme en mi madriguera a meditar y recargar energía para enfrentarme al mundo real. 

No quiero dejar de pensar en las cosas que me hacen grande. Me hacen sentir bien. Puedo dedicar todo el tiempo que crea necesario en algo en lo que creo. No todos creemos en las mismas cosas, no todos pensamos lo mismo, no todos estamos dispuestos a sacrificar en unas cosas para mejorar en otras. Uno debe hacer lo que le llene de ilusión, sea cual sea esa tarea. No preocuparse en lo que hacen los demás, en si es mejor o peor. Solamente creer en su causa e imaginarse llegando a la meta. La mente tiene mucho poder. Más de lo que muchas veces imaginamos, y muchas cosas de las que atribuimos a la casualidad o a la mala suerte nos vienen dadas porque hemos programado mal nuestros pensamientos. Soy escéptico convencido y no suelo creer nada que no compruebe en primera persona, pero creo que la ley de la atracción realmente puede tener una base científica. Difícil o imposible de comprobar.

No intentes controlar la incertidumbre. Adáptate a ella. El miedo nos da miedo porque le damos ese poder sobre nosotros. Es fácil hablar. Así que la próxima vez que me sorprenda poniéndome una piedra en mi propio camino recordaré este texto, cerraré los ojos y saltaré por encima de la piedra por grande que esta sea. No hay piedra suficientemente grande para detenerme y menos si me la he puesto yo mismo.


Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

6 comentarios:

  1. Nada más alejado de la realidad. Para estar focalizado no hace falta desperdiciar una preciosa tarde de domingo frente al mac.  A veces salir una tarde de domingo con la pareja, amigos, familia, simplemente a disfrutar del sol dando en tu cara sin preocupaciones, de los pájaros, de las conversaciones, de los niños jugando, de hacer un deporte, un paseo en barca. Eso amigo es disfrutar de la vida y no tu solo delante del Mac dejando que la vida pase a tu alrededor sin darte cuenta.


    Viniste al mundo desnudo y te iras desnudo simplemente los buenos momentos es lo que queda. 


    Dejar la mente en blanco es lo mejor que te puede pasar. Eso se llama meditación la cual práctico y no por eso dejas de estar focalizado. Si no logras desconectar ni los domingos es más una obsesión que una focalizacion. 


    Mi humilde opinión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bruce, Llevo un perfecto orden en mi vida. La práctica me ha hecho saber aprovechar todos y cada uno de los instantes de que dispongo. Yo no tengo obsesiones, yo no tengo sueños. Tengo pasión y metas. Y cuando tienes una pasión y una meta definida es indiferente que sea lunes, domingo, navidad o tu aniversario. Simplemente sabes que es lo que te hace sentir bien y lo haces.

      Gracias por tu comentario! ;-)

      Eliminar
  2. Para una persona lo mas equilibrado seria las dos opiniones. Estar enfocados cuando se precise y relajarse y disfrutar de los pequeños momentos. Pero mirando desde una perspectiva mas global, se necesitan a personas no tan equilibradas, mas enfocadas o mas obsesionadas, para lograr grandes cosas . Yo tengo claro que para conseguir grandes cosas tienes que dejar otras y solo depende de ti si quieres buscar el equilibrio o quieres dedicarte en cuerpo y alma a lo que haces.
    Lo cierto es que con personas obsesivas con su trabajo como: Henry Ford , Thomas Alva Edison , todos los demas ganemos mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo podrías haber dicho más claro. A veces uno deber decidir que es lo que sacrifica y si realmente le compensa hacerlo. De ser así, adelante y que nadie te frene. Como bien dices, gracias a grandes obsesiones todos vivimos mucho mejor.

      Gracias por tu comentario!

      Eliminar
  3. Las obsesiones no son sanas, salvo que sean tu meta. Totalmente de acuerdo con Anónimo.

    ResponderEliminar
  4. me identifico contigo, me ha encantado,

    Genial, como siempre,

    ResponderEliminar