08 marzo 2014

Buy & Hold, Dollar Cost Averaging y Market timing. Estrategias para que ganes dinero en los mercados financieros.

Voy a intentar aportar un poco de luz a aquellas personas que se acercan al mundo de la inversión financiera y no saben por dónde empezar.


Te voy a presentar tres sistemas de diferente dificultad con los que, con una correcta aplicación, probablemente ganes más dinero del que te imaginabas en un principio. Pero debes hacer caso del sistema. Vamos a ello.

Sistema más sencillo de todos: Buy & Hold, del inglés comprar y mantener. No tiene secreto. Eliges una acción de una empresa sólida o un fondo de gestión activa con un buen historial, compras acciones (o participaciones en caso de ser un fondo) y las mantienes hasta que ganas el dinero que previamente te habías propuesto ganar. Es una estrategia al estilo Kostolany o Buffet. El primero decía; “compra acciones, vete a dormir durante treinta años y levántate millonario”. Dando por supuesto que los mercados a largo plazo siempre tienen revalorizaciones positivas. 


Un ejemplo de Buy & Hold muy claro es el holding de Warren Buffet, Berkshire Hathaway Inc. (BRK-A). No ha parado de crear valor desde sus inicios, tanto que desde el año ‘90 la capitalización de la empresa se ha multiplicado muchas veces. El gráfico muestra lo que es una buena inversión a largo plazo.


Berkshire-Hathaway-Inc
Fuente | Yahoo! Finance


El segundo sistema me gusta más ya que requiere de un cuidado periódico, que no constante. Se trata del Dollar Cost Averaging (DCA) y su aplicación es sumamente sencilla. Se trata de elegir algún subyacente e ir comprando acciones o participaciones (en caso de ser un fondo) de forma periódica sin mirar tan siquiera el precio al que cotiza. La gracia de este sistema es que parece hecho para dar tus primeros pasos en el mercado, pero teniendo una potencia muy elevada. Te resumo en qué consiste y luego te hago un pequeño ejemplo.

Primero marcas en el calendario una fecha periódica en la que vas a comprar siempre la misma cantidad del activo, sea este el que sea. Por ejemplo, 200 euros el primer día laborable de cada mes. Pase lo que pase sabes que vas a comprar. Este sistema te protege de comprar en máximos y vender en mínimos, porque cuando está el subyacente a un precio más elevado vas a poder comprar menos cantidad de acciones, en cambio, cuando está cotizando a un precio bajo vas a poder comprar más cantidad. Ten en cuenta que aunque pueda parecerte que esto es promediar a la baja, no es así. Una cosa es comprar más cantidad de acciones de un activo que se va hacia abajo, sin una estrategia definida ni una cantidad razonada, y la otra es hacer entradas periódicas en un activo solvente y potente.

Con el ejemplo lo vas a entender a la perfección. Vamos a poner el ejemplo de entrada en un fondo, por el sencillo motivo de que este fondo tendrá una cesta de valores, por lo que la quiebra de uno de ellos no te afecta demasiado, y porque probablemente estará exento de comisiones cada vez que compras participaciones. Y esto, repetido en el tiempo muchas veces, se nota.

Dollar-Cost-Averaging

En la imagen puedes ver los detalles. Cuando el precio está más alto solo consigues comprar poco más de 13 participaciones, evitando así comprar una gran suma de dinero en un posible máximo. En cambio, cuando el precio está bajo, el hecho de invertir el mismo capital te permite comprar 40 participaciones, lo que hace que el precio medio baje significativamente. Recuerda que a la hora de hacer una media del precio no vamos a usar la media aritmética, sino la media armónica. Tan sencillo como dividir la cantidad total de euros invertida (1000) entre el número total de participaciones compradas (106,66).


Como he dicho antes, este sistema nos protege de hacer la típica tontería de comprar demasiada cantidad en cuanto el precio baja. Lo típico de comprar a 1000 euros a 5 euros, y en cuanto baja el precio a 3 euros compras 2000 euros para promediar a la baja y ganar un buen dinero en cuanto se recupere, pero en vez de eso el precio baja a 2 euros y pierdes un montón de dinero.


El tercer método es, de los tres, el más complicado, que no difícil, y el que requiere un mayor tiempo de dedicación por parte del inversor. Se trata del Market Timing.

Esta estrategia se basa en entrar en el mercado en momentos puntuales para salir cuando la situación ya no nos es del todo favorable. Si compramos un fondo que replica a un índice lo lógico será entrar cuando este presenta una infravaloración a nivel medio de PER o ante una corrección, para salir cuando los indicadores (tipo PER) nos indican que hay una sobrevaloración de los activos o se ha producido una subida brusca fruto de un ambiente micro/macro económico de euforia. En esos momentos lo ideal sería traspasar este fondo a uno que no tenga nada que ver y que su máxima finalidad sea preservar el capital del partícipe. Como por ejemplo un fondo de renta fija a corto plazo o un fondo monetario. 


Este sistema es más difícil porque resulta imposible acertar lo que hará el mercado en un futuro, y todos sabemos que entrar en mínimos y salir en máximos, en caso de que te suceda, será fruto de un golpe de suerte. En el gráfico puedes ver lo que sería un ejemplo del sistema.


Market-Timing-en-Ibex35

Fuente | Yahoo! Finance

En un fondo referenciado al Ibex35 entramos en momentos dentro del círculo verde, y traspasamos el fondo, como hemos dicho antes, en momentos dentro del círculo rojo. Operativa muy simple pero complicada de acertar con las suficientes garantías como para obtener una buena rentabilidad.


Recuerda que el buen inversor es aquel que tiene paciencia.





Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada