10 enero 2014

Por favor, hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes

Si quieres cosas diferentes debes hacer cosas diferentes.

Cuanta autoayuda contienen estas palabras. Repetidas innumerablemente en decenas de libros de la sección que se encuentra a la derecha de la de sicología y a la izquierda de la de filosofía.

Pero, al mismo tiempo cuánta potencia tienen por sí solas. Todos queremos ser los mejores. Más dinero, más contactos, más influencia. Y el que piense que tal y como está ya tiene suficiente, que no necesita tanta ambición, en fin, lo lamento por él. Cuántas veces hemos pensado en que tenemos que cambiar de hábitos, que queremos conseguir aquello, o lo otro, y que nos vamos a poner en marcha ya mismo. Yo el primero. Quiero emprender un montón de cosas y termino haciendo una cuarta parte, muchas veces por no gestionar bien el tiempo, por no poder abarcar más cosas a la vez, o por simple saturación. A veces, al hacer muchas cosas, provoca que te acabes empachando y necesites alejarte una temporada de todo. Volverte improductivo, coger perspectiva para volver a emprender con más energía que nunca.

Pero, ¿Qué querrá decir hacer cosas diferentes? Está claro que si quieres conseguir algo que ahora mismo no tienes es porque no estás haciendo lo correcto. De seguir así tu vida seguirá en el mismo camino. Un camino quizá cómodo, pero que no te llena de satisfacción. Todos tenemos ambiciones y sueños por cumplir, lo que pasa es que algunos sueñan con los ojos cerrados y otros lo hacemos con los ojos abiertos.

No tienen porqué ser cosas muy especiales, ni complicadas. Solo las que tú necesitas para sentirte realizado. Cuántas veces has pensado en que te gustaría estar en forma, en escribir ese libro contando una anécdota, en pintar un cuadro, en conocer a gente interesante, en ayudar a alguien que lo necesita. Pero que se queda en eso, en pensamientos, ideas que no se materializan nunca y que, día a día, van sumando un poco de frustración a tu rutina. Tengo una buena noticia para ti. En cuanto consigues cambiar el chip, empezar a crear en vez de quedarte en el sofá viendo la tele, te vuelves adicto. De pronto, descubres una energía que creías que no tenías, que te empuja a hacer cosas que no sabías ni que te gustaban. Conoces a gente que hace lo mismo que tú y compartes puntos de vista, salen oportunidades, arriesgas y, a veces, ganas. En realidad nunca pierdes, ya que por el simple hecho de haberte levantado del sofá ya estás ganando, estás creciendo. Aférrate al desapego al resultado. No vayas en busca del dinero de forma desesperada, así no va a funcionar. Haz algo que te guste y divierta, que ayude a la gente. Y cuando no te des cuenta estarás ganando dinero. Las cosas casi nunca llegan cuando las esperas. Dicen que el éxito es un 1% de inspiración y un 99% de trabajo. La suerte existe, pero debe encontrarte trabajando.

Ahora puedes decirme que es muy fácil hablar pero que no sabes que hacer. Tienes pleno derecho a criticar mi escrito. Yo estoy haciendo lo que me gusta. Escribo sobre temas que creo pueden ayudar a alguien. No hago nada especial, no tengo un aura encima. Pero tengo claro un objetivo y voy a por él. Me desperezo y actúo. Algunas veces sale algo bueno y otras no tanto, pero es mejor hacer algo mal que no hacer nada. Crea un hábito de trabajo y con el tiempo tendrás tu recompensa. Funciona en cualquier campo, solo tienes que querer hacerlo.

Cuando no tengo ganas de hacer nada más que de dormir pienso en los que no han tenido las mismas oportunidades que yo, en los que darían todo por una oportunidad. En ese momento me levanto y visualizo una vieja camiseta que tengo en casa, con un gran mantra que reza: 

Por favor, hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes.



Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

6 comentarios:

  1. Es verdad Gerard, cuanto nos cuesta movernos y salir de nuestra zona de confort, pero poco a poco, pasito a pasito vamos haciendo cosas que nos van acercando a nuestros objetivos... sin perder de vista el disfrute "sano" de nuestra vida, eso si!
    Felix

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felix, personas diferentes, misma filosofía. Pasito a pasito se vuelve uno más sabio. Abrazo!

      Eliminar