27 diciembre 2013

Mentoring o la elección de un mentor

Entre las personas que tenemos objetivos y planes es muy habitual hablar de “mentoring”. Tener un mentor, un referente. No es lo mismo que tener un ídolo, aunque puede que tu mentor también sea tu ídolo.

Tal y como yo lo veo, un mentor es alguien que ha conseguido algo que tu quieres conseguir y que, además, está dispuesto a contártelo. No todo el mundo que ha conseguido un objetivo sirve para ser mentor, es una figura de elección. Hay mucho recelo en este mundo del dinero.

La figura del mentor puede ser extraída de cualquier sitio y formato. No necesariamente tenemos que conocer (y que nos conozca) a nuestro mentor, ya que puede que hayamos empatizado con él mediante sus libros, cursos, vídeos, conferencias etc.

Fuente Foto | withbyforum

Recuerdo que en los primeros años de mi plan ya estaba totalmente enfocado, con las ideas claras y el objetivo marcado en rojo, pero no tenía un mentor, no tenía un referente, alguien a quién acudir en un momento de bajón, buscar unas palmaditas invisibles. Coger su libro y re-leerlo hasta la saciedad, hasta interiorizar todas y cada una de las ideas que contiene. Me faltaba esa figura sin saber que me faltaba algo. Pero la cosa cambió en 2008 cuando compré un libro con título de “vende humo”, del cual no esperaba nada más que pasar un rato entretenido.

Ese libro me hizo descubrir que yo no era la única persona que tenía esas ideas, que había alguien más ahí fuera que ya las había tenido y, no solo eso, sino que las había llevado a buen puerto. Esa persona escribía de forma fácil, clara, hacía fácil lo que era difícil y era muy amable, directa pero amable. Así que sin quererlo tuve un referente en que basarme, estudiar sus movimientos, preguntarle cuando me hizo falta y apoyarme en su obra cuando mis cimientos tambaleaban. 

Me ha sido imposible volver a empatizar a ese nivel con otra persona. Creo que eso no se elige, se descubre. Y no es que estuviera de acuerdo con la totalidad de sus ideas, no hace falta. Debes ser lo suficientemente estratega para saber separar el grano de la paja, quedarte con lo que necesitas sin que lo que no necesitas interfiera en tu camino, si que tu moralidad ponga barreras. De alguna forma es como crear un nuevo ser, lleno de ideas y experiencias. Cada persona en la que nos hemos fijado tiene unas cualidades diferentes, si las separamos y las intentamos aprender, podemos llegar a ser muy buenos en nuestra materia. Un súper héroe. 

Empatizar no es copiar. Algunos entienden el “mentoring” como el intentar copiar a otra persona, y luego te dicen que eso es falta de personalidad y de ideas. Para nada. Hay muy poca gente que se haya inventado algo de la nada, la mayoría de inventos son modificaciones funcionales de algo que alguien inventó y que no llegó a funcionar. O simples mejoras de un producto. Gracias a esto cada vez disponemos de mejores cosas, mejores sistemas, mejores ideas.

Si alguien sabe hacer algo que tu no sabes hacer, lo más rápido es preguntarle cómo aprenderlo. Puedes copiarlo y luego añadir tu toque personal pero, sobre todo, no pierdas el tiempo intentando reinventar la rueda.



Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

2 comentarios:


  1. Podrías dar algún dato más para localizar el libro que comentas ?

    Gracias por adelantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, el libro es este:

      El Factor K: cómo desaparecer y pagar menos impuestos (2008)

      Pero por lo que he visto ya está descatalogado.. una verdadera pena porque tiene unas ideas potentes. Quizá desde la web del autor puedan conseguir alguno..

      saludos!!

      Eliminar