03 septiembre 2013

Todo tiene un precio, y hay que pagarlo.

Todo tiene un precio. Algunas cosas cuestan más y otras menos, pero todo, absolutamente todo tiene un precio. No tiene porque ser un precio económico, se puede pagar con algo que vale más que el dinero; el tiempo, tu propio tiempo. 

El tiempo es un activo limitado, el dinero no lo es. Puedes ganar todo el dinero que quieras, o que seas capaz, pero dispones de unas “horas” de vida que se van restando a cada suspiro. 

Lo que estaba reflexionando es el precio que tienen las cosas que queremos. A veces queremos cosas pero no estamos dispuestos a pagar su precio. A mi me gustaría saber tocar un instrumento musical de forma fluida, pero no estoy dispuesto a invertir centenares de horas en aprender dicho arte. Quizá a veces creemos que queremos cosas que en realidad no queremos tanto. Nos gustaría saber lo que sabe el de al lado pero no estamos dispuestos a hacer lo que él ha hecho, no somos capaces de asumir el sacrificio en tiempo y/o dinero que ha hecho y lo dejamos pasar como otras tantas cosas en la vida.

Una vez leí que el hombre puede hacer todo lo que se proponga, y que si no lo hace, es porque no lo quiere. Y es cierto que cada uno es lo que su determinación, perseverancia y sacrificio han querido que sea. No hay más. Pensar esto me ayuda a ser un poco mejor cada día en cada una de las cosas que hago, y da igual qué cosas sean. Cuando mi mente flaquea y me dice que no puede más, que quiere cambiar de rutina, y me quita las fuerzas para seguir siempre aflora mi subconsciente con el mantra de que puedo hacer lo que me proponga y de que la diferencia entre hacer algo bien y hacerlo muy bien es ese pequeño paso que das cuando ya no tienes más energía y decides seguir.

El que esté dispuesto a pagar ese precio sin duda saldrá victorioso, puede ser más tarde que pronto, pero llegará el día en que esa diferencia le vaya a su favor, y tenga esa agradable sensación de que todo lo aprendido no ha sido en vano sino que ha recibido su merecida recompensa por el esfuerzo pasado.

El que quiera conseguir cosas sin pagar ese precio es que no conoce las reglas del juego. Puede ganar una batalla, pero no será más que azar, suerte. Esto es una carrera de fondo y los sprinters suelen cansarse muy rápido.


Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

6 comentarios:

  1. Yo muchas veces siento que no puedes mas. Aparte de la "técnica del mantra" que cada cual usa de una determinada forma. En mi caso uso bastante la lectura para reafirmar mis convicciones. A veces funciona mejor la técnica del "reset". Nada como romper totalmente con la rutina de manera puntual para volver "con las pilas cargadas". En mi caso es el deporte el que me ayuda a "descargar".
    Con mis ideas firmemente ancladas, mi mente descargada y clara y mi cuerpo agotado (y a veces magullado) me siento capaz de comerme el mundo XDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El deporte siempre ayuda. En mi caso 5 días a la semana de duro entrenamiento pulen una rutina espartana basada en la lectura y la reflexión. ;) Un saludo Ramón! y a comerse el mundo!!

      Eliminar
  2. Hola Gerard, es cierto que nos da mucha envidia de la gente que ha conseguido algo pero nadie sabe las horas que les ha echado en alcanzarlo. Cuando una cosa realmente te gusta te da igual echar en ello el tiempo que sea necesario, por eso se llega a conseguir el éxito y llegaremos a ser envidiados por los de nuestro alrededor. Pero lo que realmente se desea es el éxito y no el trabajo duro que hay detrás. Todos miramos lo que tiene el de al lado y lo queremos pero cuando vemos todo lo que les ha costado, pronto abandonamos.

    Me quedo con la frase "cada uno es lo que su determinación, perseverancia y sacrificio han querido que sea".
    Tan cierto como el aire o al agua.
    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana! Cuando tienes claro este concepto no hay nada que pueda vencerte. Esta frase ha quedado potente jajaj

      A trabajar duro, cada día un poco más. Abrazo!!

      Eliminar
  3. Es cierto que el precio de la superación es alto y que no todos están dispuestos a pagarlo.
    Nietzche dijo:
    "Ningún precio es demasiado alto por el privilegio de ser uno mismo".
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran cita Roberto, el mayor hito de superación que puede hacer el ser humano es buscar la libertad!

      un abrazo!

      Eliminar