07 septiembre 2013

El juego de la vida y sus reglas

La vida es un juego. A veces es un juego divertido y otras no tiene ninguna gracia, pero siempre se trata de un juego. ¿Qué es lo primero que hacemos al querer jugar a un juego? Aprender sus reglas.

Cuán mejor sabe uno las reglas del juego al que juega, o va a jugar, más facilidades va a tener para ganar, más rápido va a poder reaccionar ante cualquier situación y dependerá menos de la improvisación, que si bien no es malo improvisar, si que lo es abusar de ella.

Fuente | Desmotivaciones

La vida es un juego pero hay algunos que aún no se han enterado. Es un gran “Monopoly” donde el dinero es el principal activo de cambio, el objeto de deseo que hace que nos entendamos en las negociaciones, aunque sabemos que el dinero no vale nada sino lo que vale es la confianza que depositamos en él. En todo juego siempre hay los que quieren pasar por la casilla de salida y cobrar más rápido que nadie y sin tener que hacer el esfuerzo de recorrer todo el camino. Comúnmente son los que no conocen todas las reglas del juego e intentan hacer trampas. Al igual que la filosofía del pelotazo no es acertada para planificar a largo plazo, no conocer las reglas del juego de la vida es igual de desacertado porque, algún día, vendrá alguien que sí que las conozca y te va a quitar todo tu dinero, ese que has tardado tantos años en juntar y que por una mala decisión lo has dejado desprotegido en medio de la muchedumbre.

Por supuesto que las reglas no se aprenden todas de golpe, es imposible. Es más, no se pueden aprender muchas de ellas sin haber fallado antes ya que tengo la firme teoría de que el ser humano necesita darse de bruces en muchas situaciones para creer realmente que se está equivocando de camino. 

Algunos me tachan de obsesivo cuando toco temas como este, y noto que a veces no puedo o no se expresar todo lo que siento o se. Siempre hay gente que dice que no le gusta hablar sobre dinero o que por el simple hecho de hablar del tema ya se ruborizan, o hay los que solo quieren saber datos personales y los que te cuentan su vida sin haberle preguntado nada. Hace algunos años decidí no tocar jamás el tema del dinero con nadie salvo que ese alguien te pregunte directamente. Lo que no hago jamás son debates de más de dos personas. En este, y en otros ámbitos de la vida, me gustan las relaciones directas y el trato de tú a tú, y en un tema tan “conflictivo” como es el del dinero mejor que no se junten demasiadas opiniones porque es mucho más difícil llegar a una conclusión. 

Nadie tiene una verdad absoluta y esto es lo bonito. Uno puede creer que lo que hace es lo mejor y tener razón, o estar equivocado, dependiendo desde el punto de vista del que se mire. Habrá cosas más eficientes que otras pero en realidad nadie es nadie para ir juzgando a la gente. Así que basta de mirar al prójimo más que para aprender de sus virtudes. No todo el mundo tiene los mismos objetivos y lo que para uno es la pura evidencia para otro puede ser un error garrafal.

Lo que sí es importante es aprender las reglas del juego de la vida. En cada una de las cosas que hacemos a diario hay unas reglas y conocerlas nos hará mejores, nos hará poder enfrentarnos a los que son mejores que nosotros con mayores garantías. Rígete por el mantra que tenía Gandhi y que rezaba así;


Vive como si fueras a morir mañana; aprende como si fueras a vivir eternamente.

¿Sabes lo que pasa cuando juegas sin saber las reglas?  Que Pierdes.



Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

4 comentarios:

  1. Todo es más sencillo de lo parece.
    Con un mínimo de educacion financiera el País no estaría como está.
    El interés compuesto desde muy joven es milagroso.
    Os deseo suerte.
    gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente todo es más sencillo de lo que nos imaginamos, y tener la suerte de aprender sobre el poder del interés compuesto desde joven te puede cambiar la vida.

      Un fuerte saludo y gracias :)

      Eliminar
  2. Sigo todos tus post. Coincido con tus reflexiones. Tal vez, problema mas grande no es no conocer las reglas, sino creer conocerlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánta razón tienes. A veces creemos que sabemos la verdad y no nos fijamos en los que saben más que nosotros. Hay que abrir la mente.

      Un saludo y nos leemos por aquí ;)

      Eliminar