03 agosto 2013

Las tarjetas que bonifican el consumo no son gratis

Estaba leyendo un hilo de un conocido foro cuando alguien ha preguntado sobre qué tarjetas ofrecen actualmente los bancos de las que contra más compras más te devuelven.

Supongo que una inmensa mayoría de la población ve en eso algo bueno y una forma de poder ahorrar un poco. Sin embargo yo, que soy muy crítico con el sistema, lo veo de una forma totalmente opuesta y voy a tratar de explicarme.


En todo regalo/oferta que venga de alguien que no te conozca y sea tu amigo tiene que haber un pero, es así. Nadie regala nada y menos una entidad financiera o de consumo.

Cada vez que pasas tu tarjeta para pagar queda un registro que nunca más será borrado. Esos datos quedan en un servidor de por vida, y por el simple hecho de haber pagado ese día con un medio electrónico ya pueden saber que estabas haciendo ese día a esa hora. Cada vez que decides que es un rollo pagar con efectivo y que la tarjeta es un invento genial estás haciendo que tu privacidad sea nula. Como en el cuento de Hansel y Gretel vas dejando un reguero de datos en el que pueden hacerte un perfil en mucho menos de lo que te imaginas.



Vamos a analizar donde queda ese reguero de datos. Al repostar el coche en una estación de servicio pagas con tarjeta, ya saben si tu coche es gasolina o diesel. Pasas tu tarjeta para acumular puntos y poder conseguir “gratis” esa silla de camping que en realidad vale diez euros, per a ti te la han dado gratis. Compras en el súper y, a parte de pagar con tarjeta, pasas tu fabulosa tarjeta de cliente en la que te devuelven el 1% de todas la compras. Gracias a haber vendido tu alma por un triste 1% ahora queda registrado todo lo que compras y dejas de comprar. Ya saben si eres carnívoro o vegetariano, si te gusta el chocolate, si comes fruta o que desodorante te gusta. Para que luego llegues la próxima vez y te hayan cambiado la distribución del local haciéndote pasar primero por lo que nunca compras (por si cae algo) para finalmente llegara  lo que saben que va a comprar seguro.

Necesitas ropa y vas al típico centro de las diez pruebas de atletismo, o a tu tienda favorita. Te dan la tarjeta de puntos en la que cada trescientos euros que gastas te envían un cheque de seis míseros euros a casa. Te han regalado un fantástico dos por ciento a cambio de guardar un registro de todo lo que compras y de poder enviarte publicidad al sitio más personal de internet; tu correo personal. Ahora ya saben si usas bermudas en verano o pantalón largo, si practicas algún deporte, si llevas camisa o camiseta, si te gusta lo casual o vas en chándal… por módico precio del 2% has vendido toda tu privacidad.

Saben que música te gusta porque tu spotify contiene miles de canciones guardadas en tus listas. Lo que puede parecer una tontería, bien pensado, ¿por qué crees que en absolutamente todos los sitios hay música y a qué volumen? Comprar escuchando aquella canción que te gusta tanto, o que te recuerde a no se que, favorece el consumo.


Pero no se acaba aquí ni mucho menos. Queda una triangulación de todos los restaurantes que frecuentas, con lo que tu radio de acción queda totalmente triangulado. Saben si llevas gafas o lentillas porque en la óptica pagaste con tarjeta. Saben si usas anticonceptivos porque en la farmacia hiciste lo mismo.

La globalización y el avance de la tecnología han permitido una total desvinculación del papel moneda. Antes ya sabían a quién llamabas por teléfono, cuanto gastabas de luz y gas, si tenías internet y que páginas frecuentabas etc. Pero ahora el perfil ya es completo, y aunque parezca una paranoia de un obseso por que no lo espíen, supongo que a nadie le gusta ser controlado y saber que allá donde va tirando una miguita de pan que alguien que viene detrás va recogiendo.

No puedes desaparecer del mapa, es prácticamente imposible sin hacer un sacrificio demasiado grande. Además no tendría sentido a no ser que seas el enemigo público número uno. Pero sí que puedes evitar que tus datos queden registrados en sitios donde no sabes si una ley futura va a permitir que una agencia gubernamental los investigue y puedas formar parte de un experimento o sencillamente que veten tu entrada a cierto país porque te gusta comer cerdo o porque eres cazador y sabes manejar armas.

El que crea que lo que he escrito hoy aquí es una exageración es que no está al día de los acontecimientos y del alcance de la tecnología. Créeme que las Agencias de Inteligencia pueden activar el micro de tu teléfono móvil sin que te des cuenta y grabar todo lo que pasa a tu alrededor. Pueden activar la webcam de tu portátil sin que se encienda el piloto de color verde, pueden localizarte por al antena GPS de tu móvil al milímetro.

No tiene porque pasar nada, pero llegado el día no me gustaría que un funcionario del gobierno le diera al botón derecho de ratón encima de mi nombre y saliera la opción “imprimir informe completo” y conociera más cosas de las que yo podría recordar, siendo esta mi propia vida.

Me gustaría saber tu opinión al respecto.

Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

10 comentarios:

  1. Me pregunto si cuando pagamos con tarjeta, se envía como dices la "lista de la compra" a algún sitio o solo pueden ver dónde hemos comprado y cuánto hemos gastado, que sería lo que en principio parece. ¿Alguien lo sabe seguro?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      En el banco solo saben cuando has comprado y la cuantía, el dónde también por supuesto. La lista de la compra la sabe el supermercado -o tienda- en la que se vinculan los datos, y si encima has dado la tarjeta de cliente ya es de cajón.

      Saludos!

      Eliminar
  2. Buenos dias

    Precisamente ayer estaba pensando en este tema del pago en efectivo o tarjeta pero desde otro punto de vista. y si desapareciera el dinero en efectivo? No sería una buena manera de acabar con el fraude?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que eso no ocurra nunca. Sería una de las mayores pérdidas de privacidad de la historia. Soy absolutamente partidario del papel moneda y de no dejar rastro allá a donde vaya a comprar cosas.

      El fraude no se combate atacando. El fraude se combate estableciendo unos impuestos aceptables en los que todo el mundo se beneficia. Está claro que si vendo una cosa y tengo que pagar una tercera parte de lo que gano en impuestos lo primero que haré es intentar defraudar. Más claro el agua.

      Saludos!!

      Eliminar
  3. Buen artículo!

    Llevaba meses preguntándome porque la entidad bancaria con la que tengo cuenta corriente no me cobra comisiones si pago un mínimo de veces con la tarjeta al mes y hago al menos una transferencia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas!

      Muchas gracias! Pues ahora ya sabes que no es gratis del todo. A cambio de dejarte "rastrear" te regalan 15 euros al año?¿?¿?¿? Yo creo que no compensa.. Saludos!!

      Eliminar
  4. Valoro de manera positiva las dudas que se plantean en este post. Creo que es beneficioso tener una visión mínimamente crítica del mundo en el que vivimos.
    Hay una máxima que señala que la libertad de la persona (libertad económica, en este caso) termina donde empieza el interés del Estado. ¿Es lícito este principio?.
    Igualmente, para que la persona sea libre debe existir una mayor seguridad y control en el sistema, ¿dónde está el límite entre la seguridad y la libertad?.
    Comparto las inquietudes expuestas en este excelente post.
    Roberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Roberto. Este dicho es totalmente acertado, vigente y claro. Y hay que luchas para tener la mayor privacidad posible. No soporta a la gente que dice que no tiene nada que esconder y que le da igual que le vigilen. Es de un pasotismo tan grande que no me extraña que la mayoría de la población esté estancada en el mismo sitio siempre.

      Hay que actuar ¡YA!

      Abrazo,

      Eliminar
  5. Usar las tarjetas bancarias, supone un encarecimiento de todo el comercio en general, ya que la comision se la cargan al vendedor en cada transaccion.

    Si soy vendedor, y me cobran un 2% cada vez que alguien me paga con tarjeta, lo que hago es que subo todos mis productos un 2% y asi cubro la comision de las ventas con tarjeta. Del resto, un 2% limpio para beneficio.

    El comprador, tiene la vision de que todo son comodidades, y que no cuesta nada comprar

    ... pero al final, gana la banca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La banca siempre gana, menos con quién tiene el conocimiento y sabe las reglas del juego!

      Saludos y gracias por tu comentario!.

      Eliminar