20 agosto 2013

La toma de decisiones

Todos tomamos decisiones a diario. Algunas de ellas son de extrema rutina, triviales. Otras te cambian la vida. Una decisión que hoy puede parecerte sencilla puede verse reflectada años más tarde, para bien o para mal. El efecto mariposa que llaman.


tomar-decisiones
Fuente | 123rf

La toma de decisiones es inerte a la vida y, como en casi todo, se puede entrenar. Se debe entrenar. Hay que aprender a tomar decisiones, uno no debe tener miedo a tomar una decisión porque esta es siempre la peor de las opciones. Ante un problema, y su pertinente decisión, solo pueden pasar tres cosas; una es acertar con la solución, cosa que a veces puede no ser de efecto inmediato. La segunda es fallar, lo que hará que debamos tomar otra decisión para enmendar el error. Esta, sin duda, es la opción que hará exprimir nuestra materia gris para no volver a fallar. Es una opción buena a pesar de que el resultado sea negativo ya que, cuanto más falle menos opciones hay de que cometa el mismo error otra vez, y esta desagradable experiencia hará que la próxima vez agudice aún más mis sentidos para salir impune de una situación similar.

La tercera opción es no hacer nada. Opción mediocre y que descartamos totalmente, ya que en ella no se halla el aprendizaje ni el conocimiento que tan “obsesivamente” buscamos.

Dispone de toda la información posible sobre la situación. Valora las consecuencias de cometer un error y valora lo que supondría acertar. No pienses demasiado ya que de hacerlo la parte “racional” y conservadora que llevas dentro tiende a ir hacia el “no lo hagas”. Nunca te arrepientas de haber tomado una decisión errónea. Si la tomaste es porque tenías todos los datos encima de la mesa y elegiste, y debes asumir toda la responsabilidad y consecuencias.

Desde que enfoco todos los problemas de esta manera mi calidad de vida ha mejorado notablemente. Recordar cada derrota es crecer.


Recuerda que no es importante lo que te sucede en tu vida, sino cómo reaccionas ante ello. Cuanta razón tenía Epícteto.

Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

2 comentarios :

  1. Esta entrada es muy motivadora Gerard, tenía ganas de escribir acerca de esto pero te me has adelantado... Mmmm posiblemente es porque mi lado racional y conservador lo ha ido dejando aparcado y ves lo que pasa por ello? Que se adelantan los demas, lo cual viniendo de ti es mejor que incluso si lo hubiera escrito yo porque lo has dejado bien claro. Me alegro de leer esto!
    Como siempre, me acabas de dar una leccion amigo! Feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, gracias Ana! :) Seguro que eres capaz de escribir sobre este tema y que no parezca el mismo, no lo dudo! Además, La idea puede ser la misma pero el enfoque y punto de vista totalmente diferente, Y puedes hasta introducir alguna experiencia personal. Yo lo iba a hacer pero luego todo se sabe ;)

      Un abrazo!

      Eliminar