02 julio 2013

Unas buenas raíces aguantan un gran árbol

Hoy he tenido una de esas sensaciones que normalmente pasan desapercibidas, pero que, si te pillan atento, te hacen reflexionar. Iba absorto, como siempre, en mi teléfono leyendo el centenar de blogs que sigo y escuchando Mumford & Sons cuando, durante un momento he levantado la cabeza y he visto a un chavalito de no más de 10 años haciendo los deberes en el metro.


Lo primero que he pensado es que su madre le habría dicho que si no acababa temprano los deberes no le dejaría salir a jugar con los amigos. A quién no le había pasado esto alguna vez. Tenía curiosidad y he parado la música, total ya estaba llegando a mi destino. 

En un momento de estos su madre le dice que deje el cuaderno que ya lo haría en casa, que con tanto movimiento le estaba saliendo mala letra. Y aquí viene lo bueno, el niño le contesta que quiere acabar rápido los deberes porque ha cogido un libro muy interesante de la biblioteca y quiere tener mucho tiempo para leerlo.

lectura-arbol-raiz
Fuente foto | blogcurioso

Quizá no te parezca sorprendente, pero yo te aseguro que le enseño un libro de lectura a mi primo de 12 años y me dice que le deje tranquilo con su “psp”, y así seguro que el 99,99% de los niños/adolescentes.

Esta situación me ha hecho tirar años atrás y he podido apreciar lo mucho que ha cambiado mi percepción de la vida en esta última década. A los diecisiete era incapaz de leer y sacaba unas notas horribles. Hacer los deberes era casi un milagro. Hoy en día compro más de 20 libros al año y leo todo lo que puedo. A veces hasta pienso que si tuviera que ir a la cárcel (espero que nunca) durante tres años aprovecharía todo el tiempo para leer el máximo posible, ante la imposibilidad de hacer otra cosa sería la excusa perfecta.

También pienso que lo mejor que te puede pasar es que tú solo te des cuenta de lo importante que es este tema. De pequeño nunca me habían “forzado” a estudiar. Insistir si, pero lo típico de un par de veces y a la tercera –que haga el niño lo que quiera. Ahora no paro de estudiar todos los días, y con estudiar no me refiero a másters, MBA o cosas de esas. Definitivamente no. Estudiar la vida, estudiar como vivir mejor con menos, estudiar como ganar más haciendo menos. Estudiar mis propias reglas para no olvidarlas. Como decía Steve Jobs; hay que dejar huella en este mundo.


No me arrepiento de nada, pero si pudiera volver a empezar leería más, estudiaría -la vida- desde más joven y no haría caso de nadie. Pero como dice alguien a quién aprecio mucho, -con mi experiencia y tu edad me comería el mundo.

Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

9 comentarios:

  1. Pedazo de entrada Gerard. No me he podido resistir a comentarte. Acabo de leerlo y me has transmitido una humanidad increíble. Yo tambien opino que lo que tu has vivido hoy no se ve todos los dias. Los niños no están pensando en leer y ahora menos que nunca con Internet y los videojuegos. Es una lástima que nos demos cuenta del tiempo que perdemos de niños en pensar nada más que en jugar y pasarlo bien. Aunque tambien es normal porque despues te das cuenta que vas madurando y no vas a volver a jugar ni a divertirte como un niño. Hay un tiempo para todo. Siempre hay que encontrar un equilibrio. Yo ahora me doy cuenta de que salgo de la carrera siendo una completa inocente y sin saber nada de la vida. Espero coger carrerilla y recuperar el tiempo. Un abrazo y buenas noches! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana,pero yo noto que los niños de hoy dia se divierten de diferente forma,ya no juegan en la calle como antes.Vale los tiempos cambian,pero en las escuelas o los padres abria que inculcarles valores respeto a la naturaleza,leer,etc....
      Es un tema complicao,ser padre no es facil jejeje
      Saludos.

      Eliminar
    2. Gracias Ana! a veces si vas un poco atento por la vida esta te sorprende! ;)

      Eliminar
  2. Fondo monetario renta4 o Cuenta Freedom en Banco mediolanum? jajajaja
    Pues si,es una pena tanta play y tonterias que tienen innotizados a los niños.Pero bueno lo importante es darse cuenta madurar y coger pronto la lectura.Me siento identificado contigo,en economia se muchisimo menos solo llevo un año en esto,poco a poco,pero cosas que cuentas yo tambien era asi,y ahora me gusta leer,aprender....
    Suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La de vueltas que da la vida. Me pasé la adolescencia jugando a baloncesto y ahora ni recuerdo cuando fue la última vez que cogí una bola. Saludos!

      Eliminar
  3. ¡Hermoso post, Gerard!.
    Permíteme plasmar una cita del Conde de Chesterfield:
    "Si no plantamos el árbol de la sabiduría cuando jóvenes, no podrá prestarnos su sombra en la vejez."
    Un saludo,
    Roberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta frase es potente. Me la guarda en mi biblioteca de frases célebres!

      Quiero tener una sombra cual ciprés de veinte metros ;)

      Eliminar
  4. Outsider o anómalo, así me denomina mi mejor amigo. Me considero de los datos de una muestra estadística que hay que eliminar para que el estudio no salga "rana".

    Eres de los míos. Pero yo voy por rachas, hay periodos que no dejo de leer y otros que me agobia hasta el periódico. Pero siempre retorna ese ímpetu de seguir aprendiendo.

    Muy buen blog. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias manegarcia, me alegra que te guste.

      Así estamos en el mismo barco. Todos pasamos épocas de "obsesiones" en unas u otras cosas. Yo también hay temporadas es que tengo que leer un libro por semana y en cambio hay otras que prefiero navegar por internet o escribir. Como bien dices, lo bueno es que no dejamos nunca la senda del conocimiento, y eso es de ganadores outsiders. ;)

      Un saludo y gracias por comentar,

      Eliminar