11 febrero 2013

Los gráficos no reflejan la realidad de la marcha de una empresa.


La evolución bursátil de una empresa nada tiene que ver con la marcha real de la economía y, a veces, ni tan siquiera con que la empresa vaya bien o mal.

La típica frase de: “-voy a entrar en esta empresa porque tiene un buen futuro y grandes beneficios”. Quién no la ha oído alguna vez. Tengo que reconocer que también cometí ese error, no una sino varias veces.

La cotización de una empresa se mueve por “sentimiento” y “rumores”. Nada tiene que ver que la economía mundial se hunda o que se vean brotes verdes. Para entenderlo de forma fácil solo hay que atenderse aun ejemplo.

Vamos a estudiar el banco BBVA, que todos conocemos. La cotización hoy está sobre los 7,37 euros la acción, menos de la mitad de lo que valían en 2008 y una tercera parte de lo que valían en 2007. Durante este periodo de tiempo el mundo se ha desmoronado, han caído miles de empresa, centenares de bancos e infinidad de familias. Por regla de tres el BBVA debería estar por los suelos, la economía va fatal, no conseguimos aumentar nuestro PIB ni a la de tres, nuestra deuda como país es del 160% del PIB y tenemos 6 millones de parados.

grafico-cotización-historica-BBVA


Panorama desalentador pero, si nos fijamos en los resultados financieros del banco de los últimos años vemos una cosa muy rara, mientras la cotización bursátil cae el propio banco se ha forrado. Han ganado miles de millones anuales y en cambio no se ve reflejado en el gráfico.

En 2008 el grupo BBVA ganó la friolera de 5400 millones de euros para ir bajando hasta 2011 donde gano poco más de 4000 millones. En 2012 el beneficio disminuye bastante, creo que cerca del 40%, por el aprovisionamiento hacia el sector inmobiliario.
beneficio-bbva
Así que podemos apreciar como la cotización se ha movido por puro sentimiento ya que la lógica nos dice que una empresa que siempre da beneficios tendría que subir su cotización hasta el cielo, y no es así. Según lo que sientan en ese momento los inversores (a inversores no me refiero a ti ni a mi, sino a fondos y hedge funds) aumentan o disminuyen la posición en el banco.

grafico-apple

Un caso más reciente de que la cotización bursátil de una compañía nada tiene que ver con su marcha es Apple.  Aún presentando beneficios record, mostrando los “ahorros” que tiene de record, presentando nuevas versiones de software y nuevos productos los accionistas han determinado que la cotización no podía seguir para arriba. Todo aumenta menos la cotización, que disminuye. Así que en poco más de cuatro meses ha pasado a valer 705 dólares la acción a poco más de 450, un descenso del 35% pese a ganar más dinero que nunca y tener un margen de beneficio que multiplica al de la competencia.

Así que quién entienda la bolsa que tire la primera piedra.

Fuente | BBVA y Yahoo! finance

Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada