22 enero 2013

Invertir en acciones por la rentabilidad del dividendo

Con el fuerte recorte de los tipos de interés en los depósitos bancarios la retirada de dinero de los mismos hacia la renta variable (bolsa) es un hecho. Hay mucha gente que no hará nada y se conformará con ganar esos euros de menos cada mes, pero hay mucha otra que buscará soluciones, y una de ellas es la bolsa.

Pero hay un problema y es que en la bolsa no hay nada garantizado. En el banco sabias que ese 3% iba a ser tuyo pasase lo que pasase, así que estabas tranquilo y ya podías contar con que ese dinero iba a entrar en tu bolsillo.

El error más habitual es buscar las acciones que dan un dividendo más elevado e invertir en ellas, y digo error porque nadie nos va a asegurar que ese dividendo conserve nuestro capital.

El dividendo es una especie de pago de compensación por haber confiado en dicha empresa, una compensación que decide la cúpula directiva y que en cualquier momento puede aumentar o suprimir. Hay toda una estrategia detrás de esto y tenemos que analizarla con pies de plomo.

Muchas veces los más interesados en cobrar un suculento dividendos son los propios directivos y consejo de administración ya que al poseer una gran cantidad de acciones se llevan a su bolsillo una buena parte de dinero. Pero hay veces que esto no funciona así y el “prometido” dividendo del siguiente año queda reducido o directamente anulado, pudiendo causar un brusco cambio de estrategia al pequeño inversor que estaba tratando de ganar una aceptable rentabilidad.

Pero, ¿Cómo funciona exactamente esto del dividendo?
Para entendernos en lo fácil, una empresa anuncia un dividendo de 0,20 euros por cada acción, los dividendos no se anuncian nunca en % porque como veremos ahora va cambiando constantemente.

Bien, esos 20 céntimos por acción pueden ser muy poco o mucho, dependiendo de a que precio esté la acción en el momento en que la compras. Por ejemplo, si adquieres una acción a 5 euros y tiene un dividendo de 0,20 céntimos por acción tu rentabilidad será del 4%. Si pasados unos meses esa misma acción cotiza ahora a 2 euros y la compras la rentabilidad será del 10%.

Pero no todo es tan bonito porque si una acción que anuncia dividendo pasa por una mala temporada y decide suspender el dividendo siguiente vamos a tener problemas, y eso puede pasar en cualquier momento. No tanto en compañías grandes, multinacionales, pero incluso en esas se ven los dividendos mermados, como el de telefónica por ejemplo, que siendo una compañía histórica en la retribución a sus accionistas tuvo que romper su tradición, con las consecuencias que conlleva.

Basar nuestra inversión en dividendos puede ser muy mala opción si no sabemos lo que hacemos, hay que saber muy bien en que liga jugamos para no salir con la cola entre las patas. Imagina que compras acciones de una compañía que anuncia un dividendo de 0,40 euros por acción y tu haces los cálculos y eso supone un 12% de rentabilidad, cosa nada extraña encontrar estas rentabilidades, y decides invertir tus 100.000 euros pensando en que cuando llegue el pago de dividendo te van a ingresar 12.000 nada despreciables euros. Hasta aquí todo correcto, pero que pasa desde que has entrado en ese valor, que va bajando lentamente, tanto que casi no te das cuenta, un día sube un 3% y luego baja dos días seguidos… Cuando han pasado unos meses haces los cálculos y tus acciones han bajado un 15%, pero te quedan tranquilo porque sabes que mientras no vendes no pierdes (mentira) y que vas a seguir cobrando los dividendos. Llega el día del pago y cobras 12.000 euros, pagas a hacienda unos 2600 euros en impuestos y te quedan limpios para ti 9300 euros.

En aquel momento haces un cálculo mental rápido, si invertí 100.000 y baja un 15% tengo unos 85.000 euros, más el dividendo de 9300 mi inversión a día de hoy es de 94.300 euros. Te tranquilizas pensando en que son pérdidas latentes y que ya subirá, y que de mientras vas a esperar el pago de dividendo del año siguiente.

¿Pero que pasa? La compañía suspende el dividendo del año siguiente lo que provoca que muchos inversores institucionales abandonen el barco, haciendo bajar la cotización. Recuerda que los inversores institucionales son los grandes fondos de inversión y los hedge funds.

Cuando te das cuenta y tienes que tomar una rápida decisión tus acciones han bajado un 25% y ahora resulta que no van a dar dividendo. Así que tus pérdidas son considerables.

Hay dos opciones de salir de este embrollo: Cortar por lo sano y buscar nuevas oportunidades habiendo aprendido la lección o dejar ese dinero estancado en esa empresa esperando el milagro de que suba y de que reactive el dividendo. Eso ya va a el desapego que tenga cada persona, pero un mal inversor no sabe perder, no acepta perder.

Con este ejemplo quería dejar claro que se entiende la inversión basada en dividendos, que tiene un riesgo moderado siempre y elevado si no sabemos lo que hacemos.

Te dejo esta página para que veas la rentabilidad por dividendo que dan algunas empresas a día de hoy.


Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

4 comentarios:

  1. Es correcto tu planteamiento, bueno para explicar el funcionamiento del beneficio por dividendo, pero para seguir con esta estrategia no hay que olvidar una de las reglas imprescindibles en bolsa:
    No poner todos los huevos en la misma cesta
    y no invertir en bolsa con el dinero que puedas necesitar en corto plazo. Felicidades por este blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola man,

      Estas dos reglas que mencionas son básicas en la inversion y el que no las cumpla directamente es un inconsciente y mal inversor. Muchas gracias y nos seguimos leyendo.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. También hay que tener en cuenta en qué momento se entra en una acción para cojer el dividendo, ya que sube de valor un tiempo antes de la fecha del pago y justo después se viene abajo... Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mario,

      Efectivamente este es uno de los errores del inversor en dividendos. El pago del dividendo se descuenta automáticamente del precio de la acción. Si una acción da 1 euro por acción pues el precio de la acción pasará a valer un euro menos ese mismo día. Con el pago de dividendo se pierde valor en la empresa pero se gana en fidelidad de los accionistas.

      Un saludo y gracias por la aclaración.

      Eliminar