24 diciembre 2012

Marca objetivos intermedios en tu plan


En la vida es importante tener un plan. Da igual cual sea. Considero que de no tenerlo significa que vamos navegando sin rumbo o que sencillamente somos unos conformistas natos sin ambición.

Los planes a corto plazo no tienen tanta miga como los que se prolongan en el tiempo, así que directamente trataremos sobre estos últimos.

¿Porque es importante planificar bien la estrategia?

Los que leen el blog asiduamente saben que siempre me atiendo a una rutina espartana ya que ya hay suficientes distracciones en esta sociedad como para ir perdiendo nuestro valioso tiempo en tonterías. Un objetivo a largo plazo puede motivar mucho al principio pero ir perdiendo fuelle a medida que pasa el tiempo.

No podemos marcar un objetivo a 20 años porque se hará realmente pesado y largo y lo más probable es que más pronto que tarde se decaiga en la motivación y se abandone o nos haga hacer cosas que nos atrasen varios años más.

Una forma acertada sería marcarse objetivos anuales para ir desgranando la gran finalidad de nuestro plan. Poder tener controlado el día a día. Si lo hacemos así conseguiremos ponernos contentos muchas más veces ya que periódicamente oremos superando metas. El trasfondo siempre estará pero a veces hay que mirarse las cosas con un poco de perspectiva para no perder el hilo.

Para una persona que desea hace una vuelta al mundo quizá su objetivo mensual sea ahorrar 100 euros hasta llegar al precio justo. Mes a mes a mes irá marcando en su hoja de cálculo un + 100 y su motivación irá en aumento a medida que pase el tiempo porque verá que se acerca a la cifra que necesita.

Cuando vas a la universidad piensas en tener la carrera pero no estás obsesionado con ella. Vas haciendo exámenes,  superando semestres, avanzando cursos y sin darte cuenta llegas al final. Sin esos objetivos nadie terminaría una carrera. Imagina tener que ir a clase cuatro años sin hacer pruebas para luego examinarte de todo de golpe. Los objetivos intermedios te han salvado.

El quid de la cuestión es que los humanos somos débiles mentalmente hablando, y no conseguimos mantener la motivación/perseverancia durante un periodo largo de tiempo. Por eso saber que quedan unos pocos días para poder revisar tu “Excel”, poder marcar otro avance en el plan, restar tiempo en el proyecto… es mucho mejor que pensar que aún te quedan varios años para conseguir lo que ansías.

Haz de la vida tu mayor obra. Ten siempre un plan en la recámara.

Y tú, ¿Tienes un plan? ¿Utilizas esta técnica de motivación? O ¿Utilizas otros métodos que son iguales o más efectivos?   Coméntalos porque nos pueden servir a todos.


Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada