27 noviembre 2012

Tecnicismos de la bolsa (Capitulo 3): Trading intradía y swing trading


Continuando con nuestro particular taller de bolsa vamos a tratar un aspecto tan fundamental a la hora de invertir como el horizonte temporal que nos marcamos en determinada inversión.

Hay dos categorías posibles según el plazo: Intradía y swing trading.

Intradía

Como el mismo nombre indica, todas las operaciones que realicemos durante el día quedaran cerradas al finalizar la sesión en los mercados. Iremos a dormir tranquilos sabiendo lo que hemos ganado o perdido. Seremos un “day-trader” que les gusta decir a los americanos.

Swing trading

Toda operación que no quede cerrada dentro de un mismo día ya es considerada “swing”, aunque tan solo sean dos días. No hace falta que sea a largo plazo o a corto, más de una jornada de mercados abiertos con esa posición es Swing trading.


day-trader-dream
                                           Fuente | Vincentabry.com


Podríamos determinar que cada persona es un mundo, y desde un punto de vista sicológico un determinado método se puede adaptar mejor a tu carácter o por lo contrario, resultar nefasto.


Por supuesto que con el tiempo, paciencia y buenos hábitos todo es adaptable y modificable, hasta la conducta humana. Un carácter nervioso, impaciente tiene un perfil, a primera vista, de “intradía”, por el hecho de hacer operaciones pequeñas y rápidas, salir y entrar. Tener la posibilidad de hacer muchas operaciones en un día pero cerrar la jornada sin nada abierto para el día siguiente.

Este tipo de persona puede tener problemas a la hora de esperar resultados en una inversión que va para largo, por ejemplo, si invertimos con el huevo de Kostolany podemos estar tranquilamente cinco años dentro, sí, hay que tener paciencia.
Una persona con carácter tranquilo, calmado, que no tiene prisa puede invertir a más largo plazo, lo que nombramos “swing trading”, y no desesperar en el intento.
Lo normal es que todo inversor, en algún momento, pruebe los dos métodos y, o bien los acabe usando simultáneamente, o se decida por el que más se adapte a su forma de ser.
El perfil más común de “swinger” es de un trabajador con jornada de día entero y que tiene sus inversiones abiertas que va controlando de reojo. Para personas “normales” es complicado combinar un trabajo con los mercados para operar intradía, aunque haber posibilidades las hay ya que los mercados americanos no cierran hasta pasadas las diez de la noche hora española, e incluso así quedan abiertos en periodo “overnight” con poco movimiento, eso si.


Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada