13 noviembre 2012

Reinventarse o morir.

El otro día viví una situación de las que te hacen reflexionar. A veces no quedamos estancados en lo que tenemos pensando en que es mejor que nada. El miedo no nos deja avanzar, a crear, innovar. Y el ejemplo que os voy a contar es un claro ejemplo de cómo adaptarse a todo tipo de situación.


Por la zona donde me muevo hay (o había) un restaurante Wok (un chino/japonés) de estos que tanto nos gusta a la mayoría, bufete libre y muy económico ya que últimamente podías comer por 9 euros precio final. Quizá este precio era un preludio de lo que internamente pasaba en el negocio…

wok

Bien, el otro día, y después de una temporada sin pasar por delante, giré la vista y vi que ya no existía el restaurante. Ahora es una tienda de moda, muy bien equipada y moderna, regentada, atención, por los mismos dueños que tenían el restaurante wok.

Esto, a mi modo de entender, es como una pequeña lección ya que si gente que es de fuera tiene el suficiente valor como para cerrar una etapa y empezar otra, nosotros que somos autóctonos, conocemos la lengua y la zona, sus costumbre y hábitos, no tendríamos que tener tanto miedo al fracaso.

Y esta “fábula” la podemos aplicar perfectamente a nuestro mundo, el del dinero y las inversiones. Hay  mucha gente que tiene miedo a realizar según qué tipo de movimientos con su dinero principalmente por desconocimiento. Un miedo a perder ese capital que tanto le ha costado juntar. En parte hay que verlo de la siguiente manera; si no cambiamos de hábitos respecto al dinero no vamos a progresa y esa oportunidad de ganar dinero con tu dinero desaparece, bien, no desaparece ya que sencillamente la aprovecha alguien que ha decidido dedicar un poco de su tiempo a entender cómo funcionaba el tema.

Quizá lo tuyo es el riesgo cero, que no existe, pero desde el momento en que entras en Internet a buscar que puedes hacer con tu dinero es porque quieres ganar “algo” más que lo que te da el depósito del banco Santander.

Hay que leer, investigar, entender, probar y luego avanzar.

Soy de los que piensa que si no arriesgas nada lo arriesgas todo.


Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada