18 octubre 2012

La confianza en los otros ya no existe.

En el mundo del dinero, y con el dinero, solo se pude hacer una cosa con total seguridad: gastarlo.

Todo lo demás entraña cierto riesgo, en algunos casos más que en otros, pero desde el momento que decidimos tener dinero ya estamos asumiendo riesgos a que podemos perderlo.

Hoy en día, ¿Que hay más seguro que tener el dinero en un banco? Bueno, esto es discutible ya que visto lo visto quizá no lo pierdas físicamente pero si que lo pierdes a efectos prácticos. Cuando nos ofrecen un mega depósito al 4% en la entidad financiera nos pensamos que tenemos el chollo del año, que vamos a rentabilizar nuestro dinero sin riesgo alguno, tenemos esa falsa seguridad de que estamos protegidos. Y esto es en parte, el estado garantiza cierta cantidad de dinero por titular y cuenta pero quién dice que eso no va a cambiar en un futuro, de la noche a la mañana. Todos sabemos, y más en estos últimos tiempos, la mala manera de cambiar las reglas a mitad del juego y sin prácticamente avisar.

conocimiento-dinero
                                        Foto | casage

Podría hablar de que este dinero en el banco al 4% no es la inversión de tu vida, de que la inflación hace mella inevitablemente y de que tratar con los bancos me provoca urticaria, pero no lo haré. En cambio si que comentaré que lo que más pierdes y que seguramente no lo habías ni pensado es en el “coste de oportunidad”, en pensarse que el tren se escapa y que no va a volver a pasar, siempre hay buenas inversiones y atarte a lo primero que te ofrecen o ves es, muchas veces, precipitado.

La falsa seguridad de creer en los demás es quizás el motivo que ha provocado mayores pérdidas de dinero en la historia económica. Confiar en la palabra de otra persona ha dejado de ser una garantía, si es que lo ha sido nunca. Y sino que se lo digan a los afectados por las preferentes, bonos convertibles, bonos canjeables, deuda subordinada… que de bien seguro que recuerdan el día en que estaban sentados en la silla delante del comercial del banco escuchando como con esa inversión solo ganarían dinero.

No creas en nada ni a nadie, hasta que hayas investigado por tu cuenta y sacado tus propias conclusiones. No creas lo que escribo en este blog, quiero que investigues, que muevas el culo, que experimentes y que si al final de todo a resultado bien, me alegro por ti; has adquirido un conocimiento que no tiene precio.

No seas crédulo por naturaleza, desconfía y acertarás que dice mi abuela. Por suerte me la clavaron desde muy joven y desde entonces he sido muy desconfiado y he tenido que analizar cada una de las situaciones, pasos y escalones que he ido subiendo en este campo.

Entiendo que lo más fácil es pedir que te hagan las cosas, que te den los peces en vez de que te enseñen a pescar, pero este no es el camino. Así no se adquiere conocimiento y experiencia, y estaremos a merced de los tiburones que quieren nuestro dinero. Se curioso, busca, lee, cuestiona y pregunta. Este tendría que ser el orden adecuado para aprender en todo campo del que se quiera formar parte. Dedica tiempo, todo el que haga falta y más, y verás como al final la recompensa llega. Muchas veces sentirás más gratitud por lo que has aprendido que por lo que has ganado, y eso no tiene precio.

La sociedad ha llegado al colapso desde el punto de vista de que hay el sentimiento de “sálvese quién pueda” y casi todo el mundo intenta obtener beneficio aunque tenga que pasar por encima de los demás. En realidad siempre ha sido así, pero en los últimos años se ha acrecentado, cada vez hay más gente sumida en la “era 2.0” y es más fácil acceder a todo tipo de contenido o crearlo, para compartirlo o venderlo, material de calidad o del montón, experiencia de primera mano o pura invención y humo. Hay de todo y deberás ser tú quién tenga el criterio para descartar lo que menos te convenga y ver a tres leguas el que solo quiera tú dinero.

¿Y como llegamos al punto de saber discernir entre “el bien y el mal”? Con ganas de leer, aprender, probar, errar y volver a empezar. ¡La experiencia no se puede comprar!

Si puedes aprovechar conocimientos de otros te ahorras tiempo y errores.


Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada