13 agosto 2012

La inflación, deflación y la hiperinflación.

LA INFLACIÓN

Tenemos claro que los precios cambian a lo largo del tiempo. Algunos se incrementan y otros disminuyen. 

La inflación es la variación media de los precios en un periodo determinado. Normalmente se usa la inflación de un año, interanual, y con la cifra resultante las empresas deciden lo que suben el precio de sus servicios, productos y salarios de sus trabajadores.

Es habitual pensar que todos los precios suben pero en realidad no es así. Si que la luz, por ejemplo, es mas cara y que hace diez años el pan costaba la mitad que ahora pero también es cierto que un ordenador nos cuesta mucho menos ahora que en el año 2000 y que ir de vacaciones al caribe ahora está prácticamente tirado de precio.


Cliquear en la imagen para engrandecer.
inflacion-españa


Por lo tanto la inflación es una media y tu salario no deja de ser el precio que tiene tu trabajo y tu tiempo.
Por otra banda podemos oír que la inflación “intermensual” ha crecido un 0’3%, lo que significa que el día 31 de Agosto los precios son un 0’3% más elevados que el día 1 del mismo mes.

Lo mismo pasa con la inflación interanual, si oímos que el día 31 de Agosto la inflación interanual es del 2,3% significa que se está comparando con el mismo día del años anterior, es decir, un ciclo completo de un año.

Un ejemplo fácil. Si tenemos 1000 euros y con eso podemos comprar un producto de 1000 euros,  en un año esa cantidad de dinero, suponiendo una inflación del 2%, podrá comprar un producto que un año anterior contaba 980 euros, es decir, con los mismos 1000 euros podremos comprar menos cosas cada año. Hemos perdido poder adquisitivo.

Y todo esto porque el dinero es si no vale nada. Solo vale lo que es capaz de comprar y usamos dinero porque es un medio fácil tanto de contar como de llevar encima. Imagina que tuviéramos que volver al trueque y para comprar una tele tuviéramos que llevar nuestra vaca lechera hasta MediaMark para hacer el cambio…que incomodo.

Hay una película, In Time, que en una sociedad futurista el dinero ha desaparecido y usan el tiempo como moneda de cambio. Los ricos tienen millones de años de vida y los pobres negocian al minuto y roban el tiempo de los otros.


LA DEFLACIÓN

Al contrario de que la inflación significa aumento de precios la deflación significa una disminución de los mismos.

La inflación/deflación es el equilibrio entre la demanda y la oferta. Si hay poco demanda y mucha oferta los precios bajan y si hay mucha demanda y poca oferta los precios suben.

La deflación suele darse en épocas de crisis por lo tanto no es bueno tenerla. La deflación significa una bajada generalizada de precios y tu salario es el precio de tu trabajo, por lo tanto también baja.

En España, años como el 2008-2012,  con elevado desempleo y poco poder adquisitivo de los habitantes provocan que los precios tengan que bajar porque no se compra y eso a su vez provoca que muchos negocios tengan que cerrar porque no cubren gastos.


LA HIPERINFLACIÓN

Si la inflación es muy elevada los precios subirán mucho. Y no es que los precios suban porque la inflación es elevada sino que la inflación es elevada porque los precios suben. La inflación solo es una herramienta para medir.

Un ejemplo fácil. Tú vendes pan y la harina, la luz, el alquiler del local… sube de precio, por lo tanto tienes que subir el precio del pan para cubrir costes. Luego el restaurante que necesita pan tendrá que subir el precio del menú porque le ha subido el precio del pan que tú le vendes. Lo que pasa es que tú cada días vas a comer al restaurante y ves como el precio del menú ha aumentado, por lo tanto tendrás que aumentar aún más el precio del pan para poder cubrir costes.

Y así con todos los productos y servicios que produce un país. Con lo que la marcha de la economía es insostenible y llevado a un extremo es volver al trueque.

En épocas de escasez o guerras la oferta es escasa y los precios suben, si a esto le sumamos la subida de los precios de consumibles de primera necesidad como alimentos o combustible la rueda ya está en marcha y la hiperinflación servida.

Imagina que ante la escasez vas a comprar comida solo para acumularla, para lo que pueda pasar. Como tú un montón de gente, y los precios subiendo. El de la tienda cada vez tiene que subir más los precios porque a él también se los suben, hasta que llega un momento en que de que sirve cobrar millones por un producto si el dinero no vale nada. Y aquí es cuando el de la tienda solo acepta el truque, un camisa por medio kilo de cordero.

Llegado este punto la inflación ya es infinita porque el dinero, en desuso, ha dejado de tener valor. El de la tienda no dará su producto por dinero, solo acepta cambios (truque). El dinero no se come!

En la antigua Alemania, después de la Primera Guerra Mundial hubo inflaciones del 1.000.000.000.000%, hasta tal punto que era más barato quemar los billetes para calentarse que comprar madera para la estufa.
Si tenemos demasiada demanda también es malo ya que representa que hay un excedente de dinero. 

¿Cuándo pasa esto? Ejemplo clarísimo. Cuando en Navidad nos dan la paga extra, tenemos el doble de dinero que otro mes normal pero que pasa cuando quieres comprar marisco para la cena del 25? Que vale el doble, y luego quieres comprar pollo pero este también sube de precio…y así con todo. Los comerciantes saben que hay un exceso de dinero en nuestros bolsillos y aprovechan para subir el precio de sus productos.

Resumiendo, los extremos no son buenos y lo más “bueno” para una economía sostenible es  una inflación controlada. Aunque la economía es cíclica y no puede subir eternamente, hay que bajar, reajustarse, para volver a subir.


Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada