27 junio 2012

¿Qué son los futuros financieros?

El mundo de las inversiones es muy amplio y hay para todos los gustos. Si no queremos tener dolores de cabeza contratamos un depósito, si queremos ganar un poco más contratamos unos bonos, si queremos algo de riesgo dedicamos una parte del dinero a la bolsa y si queremos emociones fuertes hay que subir en el Ferrari de las inversiones financieras, los derivados.

Hay muchos tipos de derivados pero los más típicos y a la vez usados son los futuros y los cfd’s.

Como bien dice el nombre los derivados son instrumentos financieros cuyo valor deriva de la evolución de los precios de otros activos denominados activos subyacentes.

A diferencia de las simples acciones que se denominan de contado, ya que el precio que pagas es el que vale en aquel preciso instante, en los derivados estás fijando hoy el precio pero la transacción se hará en un escenario futuro.

george-soros


Hoy en día los productos derivados son el motor de la economía y los hay sobre cosas que pueden sonar tan rocambolescas como las tripas de cerdo o el zumo de naranja. Por no hablar de los comunes como los tipos de interés, bonos, acciones, divisas, materias primas, la inflación o hasta los CDS’s (riesgos de crédito).

Son un producto de elite no apto para todo el mundo aunque todo el mundo los puede contratar. De hecho no hay nada más fácil que acceder a los contratos de futuros o de derivados en general. Son el arma más potente que hay y su correcta utilización garantiza riqueza. No hay termino medio con los derivados, si llegas a dominarlos serás rico pero sino les tienes respeto quedarás arruinado.

Un ejemplo muy sencillo para entender en que consiste un contrato de futuro. Y hablo de futuros (los cfd’s funcionan casi igual) porque son el producto derivado más eficiente que hay.

Imagina que vendes coches. Te viene un comprador y le vendes un coche por 10.000 euros, se lo lleva y todo bien. Luego te viene un comprador y te dice, -Oye, yo no quiero ningún coche ahora pero si me aceptas un precio de 9500 euros en 3 meses te compraré 100. Tú te lo piensas y llegas a la conclusión de que es una venta asegurada y aceptas.

Así que le has puesto un precio futuro a tus coches y aunque sabes que no los vas a vender por 10.000 como si hiciste con el primero, también sabes que no vas a perder dinero ya que tienes el precio asegurado.
En mercados globalizados como hoy en día no hay problema para que te compren cuando tú vendas y te vendan cuando tú quieras comprar. Es muy difícil que llegara a haber un colapso como pasó en el mercado de futuros del Tulipán en la Holanda del siglo XVII.

Normalmente esto sirve para regular los precios aunque muchas o demasiadas veces somos fruto de la especulación de los grandes inversores y las consecuencias llegan a todos. Imaginaros que sin este mercado el precio de un diferente activo subyacente (como el maíz) pudiera pagarse en un sitio a un precio y en el otro mucho más o mucho menos, es decir, sería imposible determinar un precio en concreto para un producto. En este mercado y gracias a la oferta y la demanda sale un precio único.

Cuando apostamos contra el futuro del maíz lo estamos devaluando y esto llega a afectar al campesino que lo necesita vender a determinado precio para sacar un beneficio y tirar para delante. Nosotros a nivel particular no podemos hacer nada, pero los grandes Hedge funds si que pueden. Como cuando el gran George Soros pudo él solo contra la Libra esterlina y ganó dos mil millones de dólares en aquella operación.

Así que si quieres empezar con los futuros o cfd’s más vale que te vayan preparando porque las mentes más hábiles y astutas del mundo están detrás de una pantalla de ordenador buscando dinero fresco del que apropiarse.

Como decía Gordon Gekko, -El dinero ni se crea ni se destruye, simplemente cambia de manos.


Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada