07 junio 2012

El tiempo pone a cada uno en su sito. La fábula perfecta.

Recuerdo que hace algunos años, por allá 2007-2008, trabajaba en un lugar de cara al público muy transitado los fines de semana por gente de la gran ciudad.

En aquellos tiempos ya sabía como funcionaba el mundo del dinero y cual era mi misión pero no llegaba a entender como podía ser que absolutamente toda la gente que se desplazaba de la ciudad hasta su casita de la montaña tuviera tanto dinero.

Recuerdo que la gente de pueblo quedaba boquiabierta y sentíamos una especie escalofrío interno al pensar que nosotros, los pueblerinos, nunca tendríamos tales oportunidades por quedar tan lejos de la gran urbe.
Daba igual el tipo de perfil de persona, todos iban con sus “suv” de 60.000€, el más tonto tenía un Cayenne y el más chulo subía en Hummer.

Yo hacía mis cálculos mentales hablando con dicha gente y no me acababan de cuadrar, había algo que fallaba pero no sabía el qué. Coches de 60 mil, hipoteca de 200 mil, casas adosadas de 300 mil, vacaciones de 3 mil, ropa cara y el “Rolex” en la muñeca. De vez en cuando entablabas conversación con alguno de ellos e intentabas indagar un poco más sobre como habían llegado a tener todo eso, algo, que todos queríamos. Sueldos de 3 mil euros para mantener ese nivel de vida, alguno ganaba un poco más pero la media estaba en esa cifra.

No era capaz de entender como con 3 mil euros, que parece mucho pero que no es tanto, se podía tener todo eso y subí en un grado la dirección de las preguntas. Ahora quería saber como se hacía para tenerlo “todo”.

Me quedé de piedra cuando vi que la mayoría de la gente financiaba sus coches de “lujo” a diez años y hacía hipotecas para su segunda residencia de hasta 40-50 años. La cantidad de intereses que pagaría esta gente es descomunal.

Por aquel entonces realmente yo creía que eran todos ricos, ingenuo de mí, y que llegar a aquel estatus de vida era inalcanzable.

También recuerdo cuando poco después explotó todo y la gente ya no podía vivir del crédito, las tarjetas no “pasaban” y el todoterreno iba “seco” (poco después embargado).

Casas en venta por doquier y los fines de semana en casa y a pasear por el parque.

En cuestión de año y medio había cambiado la situación radicalmente y ya no se veía ni un 10% del “lujo” anterior. Los que creían que eran los amos, e iban con suma prepotencia, y unos potentados ahora escondían la cabeza debajo el ala y a esperar tiempos mejores.

Es un ejemplo más de lo que sale cada día en televisión y lo que hemos oído mil veces, que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades tirando de crédito. Pero con lo que me quedo es con la implacable lección que tuve la suerte de recibir del destino. Gracias a lo vivido y sentido nunca seré capaz de caer en tales errores. Por suerte antes de todo esto aprendí en que es más importante el ser que el parecer.

Querer ser rico es un derecho y hay que ganárselo. No existen los ricos sin conocimiento ya que si le das a alguien mucho dinero y no sabe como funciona el mundo del dinero de verdad probablemente venga alguien, que si tenga el conocimiento, y se lo quite.

Parecerá una tontería pero,  si tienes dinero para comprar algo, ¿para qué quieres comprarlo?
Espero que entiendas esta última máxima, es de vital importancia para conseguir objetivos en la vida.


Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

6 comentarios :

  1. "si tienes dinero para comprar algo, ¿para qué quieres comprarlo?" Me encanta. Mi filosofia,es parecida, cuando voy a comprar algo, me pregunto si realmente lo necesito, el 99% de las veces es no, así que no lo compro y tan feliz. Eso no quire decir que no me de caprichos de vez en cuando, pero sé lo que gano y lo que puedo gastar. Y no me gusta pagar de más por algo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,

      Esta es una buena filosofía que de bien seguro no te traerá quebraderos de cabeza.

      Los seres humanos queremos lo que no podemos tener. En el momento en que llegas a cierto capital pensando en que ya puedes comprarte lo que querías, automáticamente ya quieres otra cosa más cara, de más alto "status".

      Saludos.

      Eliminar
  2. Completamente de acuerdo con ustedes 2. Siempre queremos algo de mayor status, cuando vemos que podemos conseguir el de menor... hay que sacar la mente fría y valorar si se necesita o no de verdad.

    Magnífico blog ;)

    ResponderEliminar
  3. Soy el primer anónimo, al final me he suscrito para aprender más :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Esperamos seguir aprendiendo todos, cada día un poco más.

      Saludos.

      Eliminar