12 mayo 2012

Qué es una OPV y porque no hay que acudir nunca a una.

Últimamente nos encontramos con este término en todos los medios y es una de las cosas que necesitamos saber para prevenir futuros dolores de cabeza.

¿Qué es una OPV?

Una OPV u Oferta pública de Venta es la venta de cualquier activo financiero por parte de una empresa, es decir, que pueden ser acciones, obligaciones, pagarés… y que estén sujetos a una cotización en un mercado secundario de valores.

El más habitual es la OPV de acciones dando entrada a nuevos accionista a la empresa y los que venden dichas acciones son los actuales tenedores, es decir, no se crean acciones nuevas sino que se venden las que ya había anteriormente.

Una OPV es la puerta de entrada a la bolsa de una empresa. Podemos tener acciones cotizadas y no cotizadas. Si los accionistas mayoritarios desean desprenderse de sus acciones y hacer caja será una OPV de acciones cotizadas. Y en el caso de que sea una OPV de acciones no cotizadas la empresa debe pasar un proceso de admisión y luego lanzar la oferta pública de las acciones.

Preparando la OPV

Normalmente en una OPV se fija el valor de la empresa y  se divide por el número total de acciones que se van a asignar a la empresa, es decir, que ponen un límite para el inversor que acude a la OPV para que no se diera el caso de que alguien entrada demasiado “fuerte” y les diera problemas de querer mandar.

Los inversores interesados acudirán a su agencia de valores y lanzarán la orden de suscripción de la OPV y el día en que las acciones comiencen a cotizar se les retirará el dinero de la cuenta y ya serán accionistas de dicha empresa.

En algunas ocasiones y dependiendo de la necesidad de refinanciarse o la necesidad de dinero que tengan las empresas saltan a los medios para “vender” la OPV.  Para llegar a todos los rincones y atrapar esos pequeños capitales de gente humilde que no entiende de finanzas y que piensa que es una buena oportunidad de hacer dinero rápido.


Los motivos para acudir a una OPV vendrán  determinadas por el valor de compra de la acción y las perspectivas de crecimiento que pueda tener. Nadie compraría una acción que sabe que va a bajar en vez de subir y ganar “algo de dinero”.

En este apartado también influye la política de dividendos de la empresa y la liquidez previsible de la acción en caso de que se quiera hacer desinversión (si queremos vender que nos compren).


OPV en cuatro palabras

Imagínate que has creado una empresa y tres años después se ha hecho muy importante y los analistas la están valorando en miles de millones. Tú y tus tres amigos tenéis el dinero que os da vía sueldo y dividendo y aunque es una cantidad respetable queréis más.

Además veis que en un futuro no muy lejano quizás necesitéis liquidez para hacer inversiones o expandirse a otro continente.

Bien, empiezas a hacer números y te das cuenta de que tus acciones valen 3 mil millones y que si lanzáis una OPV puedes llevarte gran parte de esos 3 mil millones solo para ti. Te gusta.

Así nacen las OPV, para refinanciarse y para que los “jefes” tengan su recompensa.


Porque no acudir a una OPV

No recomendaría nunca a nadie que fuera a una OPV. Digamos que es buscar un pelotazo y eso no siempre funciona.

En el momento de lanzamiento puede haber una euforia inicial que se puede ir descinchando poco a poco, por eso es tan peligroso acudir a una OPV. Primero hay que ver si el negocio es solido y sabe consolidarse.

Hay casos muy buenos de OPV triunfantes cómo fuera en su día Google o cómo Linkedin hace no tanto pero si quieres entrar en un valor lo que yo haría es esperar a que pase el revuelo de la OPV, que se estabilice el precio y luego entrar.

Los únicos que tienen estadísticas de si una OPV va a ser buena son los que mandan ya que pueden disponer de una estimación del número de suscriptores y el capital aportado para ver así si se cumplen los pronósticos iniciales.

Durante el período de suscripción la empresa puede modificar el precio de salida a bolsa. Si lo sube es que la cosa va viento en popa pero si lo baja es mala señal y prevé que no acuda toda la gente que necesita para cubrir expectativas.

Facebook-opv-bolsa


Lo más importante es creer en el negocio o invertir en algo que se entienda. Por ejemplo, dentro de poco saldrá Facebook y la expectación es máxima ya que se prevé que salga a cotizar por una burrada de millones, aunque solo el tiempo dirá si realmente es un negocio real o otra burbuja.com como en el año 2000.

Bankia, de la OPV a la quiebra.

En el caso español de Bankia el tema es parecido. Después de crear este inmenso inmobiliaria banco fruto de la unión de 7 entidades necesitaban capital y lanzaron la OPV. Durante el período de promoción quién no recuerda los anuncios en todos lados de “Él es peluquero y ahora también banquero. Compra acciones de Bankia y hazte banquero.”

Iba destinado a los pequeños accionistas, mil euros de aquí, quinientos de allí… y así consiguieron tener hasta 240.000 accionistas que un año después han visto reducido a la mitad su capital.

En la OPV las acciones salieron a cotizar a un precio de 3,75 € después de ser rebajado el precio ya que inicialmente habían valorado la empresa para que cada acción valiera entre 4,41 y 5,05 €. Mala señal.

En menos de un año los accionistas ven cómo su capital vale un 42%  menos .

Si acudes a una OPV estás avisado. No siempre es tan bonito cómo lo venden.


Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

7 comentarios :

  1. Cambiaría el título por un "casi" nunca, pero me ha gustado mucho. He aprendido algo hoy leyéndote, muy buen post. :)

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El factor "casi" es muy de azar en muchos casos...Me alegro de haber contribuido al conocimiento. Un saludo y nos leemos.

      Eliminar
  2. Muy gráfica la explicación, muchas gracias.
    Como sabemos si el valor primero se hundió o se bajó? Analistas financieros?

    Martín.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Martín,

      No entiendo muy bien tu pregunta, intenta reformularla por favor.

      Saludos,

      Eliminar
  3. Hola,hace muchos años compre unas cuantas acciones o participaciones de gimnasios DIR, los conoces, como DIR no cotiza en bolsa entiendo que lo que tengo son acciones no cotizadas y por lo tanto entrarian dentro de la denominacion de OPV.
    Gracias a tus articulos voy atando cabos, como hace varios trimestres que no me ingresan los intereses llame a preguntar y me dijeron que habian suspendido el pago de intereses o reparto de beneficios temporalmente, entonces le consulte para vender las acciones convencido de que ellos me las compraban y resulta que no, que las consigues vender si alguien las compra.
    Ademas me indica que precisamente en esos momentos estaban en una nueva emision de acciones y que no recuperare el precio de compra porque en la emision de estas acciones salen con un descuento a modo de promocion.
    Cumplo la mayoria de malos augurios que acabas de exponer o me parece a mi?
    Me puedes aconsejar como salir perdiendo lo menos posible, segun ellos tras la emision de las nuevas acciones estas subiran, pero no melo creo.
    Un saludo
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos,

      Lamento tu "enganchada". Primero tienes que informarte de cuanto dinero de minusvalía estamos hablando ahora en este momento. Es decir, si pierdes un 20%, o un 30% o lo que sea. Cuando salgan las nuevas acciones no se sabe lo que pasará, y lo normal es que te digan que todo irá a hacia mejor para que no te pongas nervioso.

      Te recomiendo que si la pérdida no es muy abultada salgas cuento antes e inviertas ese capital en otros activos con una mayor garantía. El dinero perdido consideralo como uno de los cursos que nos da la vida sin pedírselo.

      Si puedo ayudarte en algo házmelo saber.

      Saludos!

      Eliminar
  4. Ok, gracias por atenderme, saludos
    Carlos

    ResponderEliminar