05 mayo 2012

La corrupción de las agencias de calificación

Cada dos por tres y recién cerrada la bolsa un viernes por la tarde sale la notíca de que tal agencia de calificación ha rebajado el rating a España, una comunidad autónoma o a una ciudad incluso.

Por desgracia estamos muy acostumbrados en los últimos años a ver bajada tras bajada y ni un atisbo de recuperación. A ver que si BB+ o BBB y a oír la palabra bono basura.

Lo que realmente no entiendo es porque aún los estados hacen caso de tales calificaciones sabiendo lo que se sabe y no se crea un ente “neutral” e imparcial que de verdad sepa de qué habla y no trate de sacar beneficios propios.

¿No sabes lo que han hecho? Vamos a resumir un poco. Las tres agencias calificadoras a nivel mundial son Standard & Poors, Moody’s y Fitch, siendo las dos primeras las de más peso. En cada país tienen sede y se dedican a “investigar” la solvencia de sus finanzas, califican su estado de salud crediticia mediante una escala llamada rating y que en el caso de S&P va desde la AAA, que significa la solvencia máxima y la capacidad de poder devolver cualquier préstamo o incluso no tener que necesitarlos, hasta la D que es la quiebra del país, el no poder devolver los prestamos ni pagar su deuda e intereses.

standard-and-poord


Cuando las agencias bajan el rating a un país están avisando a los otros países del estado de salud de sus finanzas y con este aviso los inversores potenciales deciden si invertir o no.

Cuánto más alto es el rating (AAA) menos intereses tiene que pagar ya que es más solvente y por el contrario cómo cuánto bajo es el rating más se tiene que pagar para conseguir financiación.

Si no recuerdo mal en Grecia llegaron a pagar hasta un 19% TAE en emisiones de deuda soberana. Y poco después vino lo de la quita del 50% porque no podían pagar…

En España y Europa en general va todo ligado a la prima de riesgo, que es el diferencial en puntos básicos que hay entre el bono alemán a 10 años y el español. Se entiende que Alemania es el país más solvente de la Eurozona y si su bono a diez años está al 1,50% y en España está al 5% la prima de riesgo es de 350 puntos básicos.

Bien, ahora ya sabemos, más o menos cómo funciona el tinglado. Pero ¿porque es todo un engaño y cuándo vamos descubriendo cosas nuevas se nos queda cara de tono? Bien, resulta que estas fabulosas agencias que se dedican a la investigación de las finanzas de países y empresas no vieron ver la que se avecinaba y de hecho les era absolutamente igual ya que de los “pactos” y “favores” es de dónde sacan el dinero de verdad. 10 días antes de la quiebra de Lehman Brothers, el banco de inversión de EEUU, tenía su rating a AAA y estaba en default total.

No les interesaba decir la verdad ya que ellos mismos son los que calificaban los paquetes de hipotecas subprime con la máxima calificación a sabiendas de que eran pura mierda.

ABN Amor, un banco holandés que opera a nivel mundial y comprado por el Banco Santander, diseñó, entre otros, uno de los bonos que causó la crisis ya que empaquetó varios productos basura y le subió dos puntos el interés respecto al bono americano. Lo que pasa es que para que cotizaran necesitaban el beneplácito de las agencias de calificación y untando un poco pues consiguieron que les otorgaran la triple A de Standard and Poors. Por cierto, esto eran las famosas hipotecas subprime.

Los inversores se pegaban por conseguir esa rentabilidad y a una máxima seguridad. Lo demás ya lo sabemos todos. Quiebras.

Cómo puede ser que el país con mayor deuda del mundo tenga a día de hoy la segunda mayor calificación de rating (AA+). Por cierto, este país es Estados Unidos. El país que se jacta de ser el líder mundial y ya ha aumentado dos veces su techo de la deuda porque si no hacía default.

Aumentar el techo de la deuda es literalmente crear crédito, crear dinero para pagar. Dinero que no existe.

Después de saberse esto debería haber algún organismo que impartiera un poco de legalidad pero visto lo corrupto que es todo el sistema en general a nadie le extraña ya. Todo son tratos de favor e influencias y hacer marcha atrás es prácticamente imposible.

De una cosa estoy seguro. Si quien tiene el poder de decidir quisiera acabar con la crisis ya haría tiempo que se hubiera superado este periodo. Parecerá que no pero es tan sencillo cómo imaginarse una balanza. Cuánto menos tiene la mayoría más hay para repartir entre los de las clases más altas.

Somos vulgares títeres a manos de las potencias mundiales corruptas y lo bueno es que no hay marcha atrás. Hemos superado el punto de no retorno.


Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

2 comentarios:

  1. Muy interesante este tema.
    Se te olvida comentar que las agencias de calificación son controladas por los fondos de inversión, gran parte de las acciones de estas agencias forman parte de los fondos: el 53% de Moodys, el 39% de Standar&Poors y el 60% de Fitch pertenece a grandes fondos de inversión, que juegan a bajar el rating (como agencias calificadoras)de empresas o estados, vender posteriormente renta fija o variable (como fondos de inversión) de estas empresas y/o estados para más tarde, cuando el pánico vendedor se ha desatado, comprar más barato.

    Y salen impunes de sus crímenes económicos.
    Hay que hacer algo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Arturo por tu ampliación. Es un tema bastante complejo de explicar a causa de tantos detalles y más si se intenta poner todo en un post y que no se haga difícil de entender.
      Saludos.

      Eliminar