22 mayo 2012

Invertir mediante ETF's (fondos cotizados)

Entre todos los vehículos de inversión que hay los ETF ‘s (Exchange Traded Fund) han ganado adeptos en los últimos tiempos entre los inversores particulares por tener unas buenas condiciones de contratación.

Un ETF es básicamente un fondo que cotiza en bolsa. Y un fondo es un meter el dinero de mucha gente en una misma cesta y comprar y vender algún tipo de activo según la conformidad de los partícipes. 

Recuerda: en un fondo no eres inversor, eres partícipe.

Cuando un fondo mueve mucho capital le puede interesar a la empresa gestora llevarlo a la bolsa para poder llegar a más gente y que los costes de gestión se reduzcan. Y a diferencia de los fondos tradicionales, que no cotizan en bolsa, estos se los puede comprar y vender tantas veces como se quiera mediante la plataforma de intermediación que nos ofrece el bróker.



Normalmente los ETF’s se indexan a un índice, es decir, copian los porcentajes de cada acción dentro de un índice y no suelen cambiar más de una vez al año, cuando se reajustan a las novedades de dicho índice, empresas que salen, entran etc.

Pese a no ser un instrumento muy conocido gozan de liquidez suficiente para tener siempre contrapartida, que cuando compramos nos vendan y viceversa.

Es una buena opción para diversificar ya que es muy accesible (hay muchos brókers online que permiten la contratación) y las comisiones de compra-venta son ajustadas. El riesgo suele ser elevado y se recomienda para inversores experimentados. Hay montones de ETF desde lo más diverso que se pueda pensar. Por ejemplo; sobre bonos americanos a diez años, sobre cualquier índice mundial, oro, divisas, renta fija de países emergentes…

Y al contrario de lo que se pueda pensar gozan de transparencia y no hay (eso dicen) manipulación.

¿Qué perfil de inversor quiere un ETF?

Es un producto que entró en España en 2006 y aún tiene que explotar cómo productos tipo CFD’s y futuros. Así que no se recomienda para inversores que no estén acostumbrados a la jerga financiera, y antes de entrar en ETF’s hay que entender los fondos tradicionales.

Por otra banda, si creemos que el mercado va a bajar a largo plazo podemos comprar un ETF inverso, que es lo mismo que ponerse corto.

Está bien conocer todas las opciones que tenemos para rentabilizar nuestro dinero pero hay que decir que hay formas mucho más "limpias" de invertir ya que en un fondo no tenemos ningún poder de decisión, nos acogemos a lo que nos viene dado de arriba.


Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada