13 abril 2012

La importancia de marcarse un objetivo.

Todos queremos conseguir cosas. Quién más y quién menos ha hecho algún sacrificio para conseguir algo.

Ponerse un plazo para conseguir algo es una de las motivaciones que tiene la vida. Nadie va o debiera ir por la vida sin tener esa sensación de que está trabajando y esforzándose para llegar a tener algo que anhela.
Desde una casa hasta una bicicleta. De lo que se trata es de marcarse un objetivo que nos guíe hasta la meta. Hasta poseer lo que durante tanto tiempo hemos querido.

¿Pero sabemos exactamente que pasos debemos dar para no equivocarnos?

marcar-un-objetivo


Es importante mantener un orden para saber que estamos en lo correcto y si previamente hemos hecho los deberes apuntando los pasos por dónde queremos ir pues ya tenemos mucho ganado.

Nosotros nos centramos en el mundo del dinero pero esto es válido para  conseguir cualquier cosa en la vida.

Paso 1: Hay que marcar un objetivo. ¿Qué quieres? Parece una tontería pero no hay mucha gente que tenga claro lo que quiere y sin saberlo cómo vas a trazar un plan.

1.1   ¿Cuánto quiero?

1.2   ¿Para cuándo lo quiero?

1.3   ¿Para que quiero el dinero?

Paso 2: Investigar cómo vamos a llegar al objetivo. Recabar información y descubrir en que nivel de conocimientos nos encontramos. Ser lo más realistas y críticos con nosotros mismos.

Paso 3: Marcar el camino a seguir. Decidir la estrategia. Apuntar en un papel los pasos que vamos a dar y a poder ser su espacio temporal. La podremos modificar en el tiempo pero es  para tener una guía a la que acogernos cuándo vayamos un poco perdidos.

Paso 4: Ejecutar toda la teoría. Llevar a la vida real todo lo que hemos ido investigando paso a paso con perseverancia y sin perder la motivación.

Lo más complicado es llevar a cabo la teoría ya que si hemos cometido errores, no perseveramos y nos dejamos vencer vamos a fracasar y esto no puede pasar de ninguna de las maneras.

Si tu objetivo es conseguir un millón de euros y tienes el plan bien trazado, con fechas marcadas y objetivos intermedios, cada vez que estés desmotivado mira la hoja, o lo que sea dónde hayas plasmado el plan, y siéntete cómo si ya lo hubieras conseguido porque si has sido realista a la hora de marcar los pasos sabes que vas a llegar. Solo es cuestión de tiempo.

Si crees que es mejor tener un caramelo hoy a esperarte a mañana y tener dos no hace falta que traces ningún plan. En cambio si quieres conseguir cosas y tienes la voluntad espartana de ir paso a paso conseguirás lo que te propongas.

La mayoría de veces somos nosotros mismos lo que nos ponemos la zancadilla y con la ayuda de las excusas nos centramos en ir “tirando” sin ir hacia lo que de verdad queremos.


Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada