02 abril 2012

Invertir con el huevo de Kostolany

Los que mínimamente entiendan cómo funciona el mercado y la economía sabrán que se estos se mueven por ciclos o tendencias (cómo más os guste llamarle) y que los ciclos están formados por fases muy elementales en la teoría pero muy difícil de delimitarlas en la vida real.

Las fases en cuestión son tres: la inicial, la estable o “masa” y la de giro.

Un ejemplo claro de que es muy difícil de saber cuándo cambiamos de fase por ejemplo es cuándo nuestro buen gobierno nos dijo que ya se veían los “brotes verdes” y de eso hace ya dos años, y estamos peor que nunca.

El gran maestro André Kostolany tenía su propia teoría, que no es ningún secreto ni inventó nada, a la hora de invertir su dinero. Se  basaba en la teoría del limpiabotas, ya sabéis, la que si hasta un limpiabotas compra acciones de determinada empresa quiere decir que todo el mundo está entrando a mercado promovido por el auge alcista y el rumor de que todos ganan dinero, cosa que quiere decir, y muy acertadamente, que está a punto de cambiar la fase del ciclo.

La teoría del huevo de Kostolany básicamente es comprar cuándo empieza un ciclo y vender cuando termina Y esto es teoría pura dirán algunos. Sí, pero hay una forma muy fácil de aplicar la teoría sin tener una bola de cristal.

Utilizando esta teoría no voy a decir que es fácil obtener beneficios pero la verdad es que hay muchas más probabilidades que hacerlo porque lo dicen en la tele o en el periódico salmón online que sigues.

Se trata de buscar una gran empresa, a poder ser multinacional aunque no es imprescindible, que esté en horas bajas.

Una gran corporación que por una mala estrategia de mercado no esté pasando por su mejor momento y esto se vea reflejado en el precio de sus acciones.

Al ser una gran empresa con una larga trayectoria y un trasfondo importante el riesgo de quiebra será bastante reducido y si llegara un momento en que no pudiera afrontar la situación sin duda saldría un comprador que no la dejaría hundir en el barro.

Hay que mirar los gráficos y ver la evolución histórica de la cotización y así podremos ver el recorrido que “quizás” le quede por delante.

Vamos a poner un ejemplo muy sencillo. Nokia.

Cumple todos los requisitos del huevo de Kostolany y si vemos su gráfico histórico apreciamos cómo después de una caída progresiva fuerte desde 2008 parece que se ha estabilizado y con el plan que parece tener con la todopoderosa Microsoft y su Windows Phone nos hace pensar que solo tiene camino hacia arriba.

Sabiendo que sufrió este declive por no poder competir contra Android de Google, IOS de Apple, Blackberry de RIM y Windows Mobile de Microsoft, ya que su sistema operativo “Symbian” estaba muy anticuado y la gente no lo quería, nos hace pensar que asociándose con Microsoft será un buen plan de futuro y los inversores que ahora crean en el cambio probablemente tengan su recompensa en unos años.

El gráfico siguiente nos indica cómo la cotización descendió desde los más de 27 euros por acción en 2008 hasta los 4 euros que hay a día de hoy. Quizás no vuelva otra vez a los 27 euros pero sí que es muy probable que en unos años supere los 10-14 euros.

Nokia-cotizacion-bolsa


Resumiendo podríamos decir que tenemos que comprar acciones de empresas solventes en un mal momento pero que tengamos una cierta certeza de que van a salir del agujero. Luego esperar sin mirar mucho el gráfico y vender sin querer ganar lo máximo en el punto más alto.

El gran maestro Kostolany decía, -compra acciones, tómate una pastilla que te haga dormir 30 años y levántate millonario!  Ya sabes que la paciencia es dinero


Otro día trataremos cómo ganar dinero vendiendo acciones al descubierto, más conocido cómo ponerse “corto”. También podemos aplicar esta estrategia ya que es lo mismo pero con la fase del ciclo al revés.


Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.


Fuente | Yahoo! Finance

5 comentarios:

  1. No me puedo creer que no haya ningún comentario. Muchas gracias por tan interesante información!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja creo que era de los primeros post cuando aún poca gente me leía. Si que es un tema interesante, sí. Qué buenas alegrías me ha dado el huevo ;-)

      Saludos y gracias a ti!

      Eliminar
  2. Kostolany decía que la Bolsa no admite heurísticas. No se puede adivinar si subirá, si bajará o si se pondrá de costado ( frase humorística de cierta película reciente sobre los lobos de wall street). Sin embargo si que parece cierto que Kostolany fue un inversor HABIL. Genugten estudió la causa de que los jugadores de póker campeones fuesen siempre los mismos. La conclusión fue que el poker es un juego de información imperfecta, pero que admite skills o estructuras de habilidad. Por tanto la capacidad influye. ¿ Kostolany blanqueaba capitales o era habilidoso?. Pues si en algún modo fué lo segundo, hábil, entonces una heurística indirecta ( como el huevo citado) es planteable. Es un camino a explorar académicamente. Aunque vaya en contra del glamour de lo indescifrable. A lo mundano se podría llegar por el Logos. Kostolany pasaría implícitamente por un pillo bajo el epíteto suave de " viejo zorro". Pero en realidad la conclusión debería ser otra: Que la Bolsa no escapa a una visión científica de las cosas. Simplemente es una ciencia en pañales todavía.

    ResponderEliminar
  3. Creo que te equivocas. Kostolany tenía razón: La bolsa no admite heurística.
    Te recomiendo tres libros:
    1.-La señal y el ruido de Nate Silver (que fue jugador de poker profesional) Un gran libro sobre como se hacen las predicciones.
    2.-el cisne negro de Nassin Taleb Un gran pensador que nos dice que lo realmente importante es desconocido.
    3.-Pensar rápido, pensar despacio de Daniel Kahneman. El libro más importante que he leído en mi vida. Sobre como pensamos.
    Los mercado son entornos de gran incertidumbre, dinámicos e interrelaciones. Ademas son el resultado de los pensamientos de la gran masa inversora. No hay ciencia, solo probabilidades.

    ResponderEliminar
  4. Quizá debamos entonces rezar un responso por los kostolanies que no pasaron a la Historia por no lograr recuperarse. O admitir la " ley de los grandes números" ( quien mucho apuesta, algo gana) como complemento de las inversiones " a tutti plen" basadas en preguntar en otros países " qué cosas estaban prohibidas allí" y el hecho de tener un hermano con posibles para cuadrarte las cuentas ante el fisco.

    Es que me jode que el tipo negara la heurística para hablar en cambio de la intuición. Si existe el sistema experto que acierta, pero sólo es porque su función de utilidad es " afortunada", entonces no deberíamos en modo alguno hablar de conocimiento experto.

    ResponderEliminar