30 marzo 2012

La paciencia, el dinero y la maestría.

Hay una teoría que reza que si dedicas 10.000 horas a aprender o practicar una actividad, enfocado y concentrado, llegarás al estatus de maestro. Dominarás dicha actividad cómo nadie y sabrás cosas, mayormente por experiencia, que poca gente sabrá.

Recuerdo que lo leí en una entrevista que le hacían a un pianista muy joven que había dedicado su infancia y adolescencia a tocar dicho instrumento y que no podía ser de otra manera llegó a dominar como poca gente en el mundo.

Analicemos más profundamente este dato para saber cuánto nos costará llegar a ser maestros en el noble arte de hacer mover nuestro dinero, y que crezca.


Contando una dedicación “enfocada” de 8 horas al día 5 días a la semana las 10.000 horas se convierten en 3 años y unos 4 meses aproximadamente. Claro que “enfocada” significa desarrollando la actividad en cuestión y no sus derivados. Por ejemplo, para un jugador de tenis es muy importante tener fondo y aguantar maratonianos encuentros por lo que tendrá que hacer mucho ejercicio aeróbico, pero el tiempo dedicado a esto no cuenta ya que su actividad principal y en la que quiere ser un auténtico maestro es otra, darle a la pelota con la raqueta.

Con esto queremos decir que llegar a dominar lo que nos propongamos es cuestión de tiempo, motivación, paciencia y perseverancia. Personas como Steve Jobs, Bill Gates o Warren Buffet,  por poner nombres ilustres, han llegado a lo más alto después de dedicar sus vidas a lo que han querido. Y no solo han dedicado 10.000 horas si no que muchas más.

Han perdido y han ganado pero no se han rendido hasta llegar a lo más alto.

Si quieres aprender a mover dinero con ciertas garantías, que no te engañen y a sacar rentabilidades superiores a las que dan las entidades bancarias tendrás que empezar a empaparte de todo lo que está relacionado con el mundo del dinero, que no es poco, y aprender cómo funciona de verdad. Aprender sus reglas y jugar su partida con un poco menos de igualdad.

El dinero ni se crea ni se destruye, solo cambia de manos. Las manos de los que han dedicado parte de su vida a estudiar y entender las reglas y que para nada son las que nos han enseñado desde pequeños.

El típico tópico de estudia una carrera, busca un trabajo, cómprate una casa y cásate han hecho mucho daño en términos financieros y es que esa es la principal arma del “sistema” para tenernos controlados, la pérdida de liquidez.

El dinero es poder elegir. Si no tienes dinero no puedes elegir y haces o vas a dónde puedes o te mandan.

Nunca hay que perder la liquidez si queremos llegar a entender algún día cómo funciona el complejo mundo del dinero.


Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

2 comentarios:

  1. Caballero, le quiero dar las gracias por su pàgina y los aportes. De verdad son de gran utilidad. Verás que aqúi estaré seguido. Me encantò. Muchas gracias de nuevo, por la amabilidad de compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Félix, Gracias a ti. Me alegro de que te haya gustado. nos leemos por aquí. Saludos.

      Eliminar