16 marzo 2012

¿Gestionas bien tu dinero?

Hace tiempo que intento entender que hace la gente con su dinero y como se las arregla para perderlo, ganarlo, entregarlo o cambiarlo o guardarlo.

Hay tantos tipos de mentalidades sobre el dinero que merecen ser cuestión de estudio para intentar “meternos” en una de ellas.

Hay gente que no ha nacido para tener dinero. Sencillamente por más cantidad que ganen y que pase por sus manos es eso, pasar por sus manos, porque no lo retiene, no tiene la capacidad de guardarlo a buen recaudo y siempre andará algo justo.

Tiene un gen especial que le hace saltar de embrollo en embrollo y cuándo no está cambiando el coche es la moto y cuándo no la casa, piso, apartamento, vacaciones más lujosas etc.

¿Te resulta familiar? Espero que no seas uno de estos porque no está de moda hoy en día.

Luego hay personas que saben generar dinero con dos piedras. Siempre encuentran el negocio redondo o el socio ideal, tienen una buena idea o simplemente están el momento justo en sitio adecuado.

Indiferentemente de que sepa conservar el dinero, o no, mucho tiempo en el bolsillo es un tipo de emprendedor que nunca se contenta con lo que tiene y una vez puede llegar a dominar una determinada situación en su campo se aburre y necesita nuevas emociones.

Un tercer tipo son los que no valoran el dinero como tal y les da lo mismo un ajo que una cebolla. Se contentan con el día a día y con tener las necesidades básicas cubiertas y un poco más para algún capricho puntual pues ya son felices.

Es un poco triste pero creo este grupo es el más abundante de todos, gente que pasa por la vida sin ambiciones y sin querer comerse el mundo, sin hambre de emociones fuertes y de sentir que hay algo más aparte de ir a trabajar cada día.

Otro grupo es el de los que lo cambian por cualquier cosa, es decir, que tienen la necesidad de tener todo lo que les rodea. Cualquier cosa es válida, gadjets, ropa de moda etc. Cualquier cosa que le entre por los ojos y le haga ser más “cool” le hará gracia y sentirá el impulso de comprarla.

Este grupo si fuera el más común podría sacar el país de la crisis, si es que la solución que da nuestro pésimo gobierno es comprar para reactivar la economía.

Y por último el grupo de los tacaños  ahorradores. Los que prefieren un caramelo hoy y dos mañana a tener los dos para ya mismo. Los que piensan en que el futuro siempre será mejor y que más vale ir prevenido por que pueda pasar. Los que se contentan con poco y dejan lo material para los otros y esto no quiere decir que no tenga “pequeños lujos”, que los tiene, sino que prefiere tener uno grande a tener muchos de pequeños, al contrario de la mayoría de la gente que tiene pequeños lujos del día a día y luego no puede tener los que de verdad le gustaría tener.

No hay que decir que este grupo es el que más se preocupa por su dinero y por la forma en que lo puede gestionar, intenta conseguir un rendimiento periódico y le molesta mucho ver a la gente hacer acciones improductivas y perder el tiempo.

¿De qué grupo os sentís? Yo desde ya os digo que prefiero el último.

SI tenéis alguna idea o sugerimiento será bienvenido.


Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

4 comentarios :

  1. Conozco gente y familia que encaja en cada uno de los tipos que describes,incluido yo mismo! pero estoy en desacuerdo con una de tus apreciaciones... no puedes considerar tristes a aquellas personas que se conforman con lo que tienen y les es suficiente. Desde el punto de vista de la felicidad humana, que es lo que se supone buscamos todos.., son personas coherentes con su modus vivendi y si se consideran felices, qué más quieren! no todo es ambición en la vida, y el uso razonable de tus recursos y de tu manera de ser es totalmente respetable. También cambiaría el nombre de tu post,le llamaría ¿dime cómo gastas tu dienro y te diré quién eres? Por cierto, yo estoy en el grupo de emprendedores pero ahorradores,jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! muchas gracias por tu comentario. En parte tienes razón, pero yo siempre pienso que sin ambición el ser humano aún viviría en las cavernas.
      Tristes una forma de hablar, me refería a que siempre es bueno tener metas y querer progresar.

      Saludos!

      Eliminar
  2. No creo que "los que no valoran el dinero como tal y les da lo mismo un ajo que una cebolla" sean gente que "pasa por la vida sin ambiciones", sino que en realidad sencillamente no creen que tener más dinero sea algo a ambicionar, sino que sus intereses son otros, nada más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias por tu comentario.
      A mi manera de ver las cosas, todo el mundo debería esforzarse para crear algo que le proporcione libertad y riqueza, es decir, que pueda comprar su propio tiempo y no tener que venderselo a "otro" como empleado.

      saludos

      Eliminar