09 marzo 2012

El engaño de las Participaciones preferentes, lo que las entidades bancarias no contaron.

Desde hace tiempo vemos y oímos por los medios que hay un montón de gente que tiene su dinero en participaciones preferentes de entidades bancarias. Que hay muchas quejas, manifestaciones bla bla bla. Pero realmente sabemos que son las participaciones preferentes?

Incluso algunos bancos y cajas han aceptado comprar estas participaciones ante la oleada de mala prensa que estaban teniendo.

Veamos que son y así nadie podrá engañarnos nunca más.

En su día la gente acudía con sus ahorros a una sucursal bancaria y el señor director le ofrecía una rentabilidad a cambio. Claro, era muy bonito que a uno le ofrecieran un 6% TAE sin tener que preocuparse de nada. Pero como en todo hay peros. Las Participaciones preferentes son deuda de la empresa en cuestión, y es una deuda perpetua. NO caduca, no vence. Solo se puede vender en el mercado secundario y si encontramos contrapartida, algo bastante difícil vista la mala salud de las entidades.

Hay que saber varias cosas de este tipo de inversión que ha dejado pillado a un montón de ciudadanos de a pie, básicamente gente mayor o gente que se cree que el banco es tu amigo, y no es así.



La primera es que las Participaciones preferentes no están cubiertas por el FGD o Fondo de Garantía de Depósitos, es decir, en caso de quiebra de la entidad no va a venir el estado a devolvernos el dinero
invertido sino que nos pondremos a la cola, una larga cola, y una vez liquidados todos los bienes del banco, o empresa en general, si queda algo nos lo devuelven. Pero es altamente improbable que lleguemos a saldar la deuda ya que si una empresa quiebra lo hace porque tiene una deuda enorme que no puede asumir y antes de los inversores, nosotros, hay los que quieren cobrar las deuda.

La segunda es que si la empresa declara que no ha tenido beneficios durante el año fiscal puede suspender el pago del cupón y nos quedamos con que nuestra “segura” inversión al 6% se ha quedado en un 0% anual.
Y la tercera (por resumir) es que si que se pueden vender, si, pero al precio de cotización. Me explico. Si Tenemos unas preferentes al 6% y el Euribor(otro día explicaremos el famoso Euribor) baja y baja y esta, por ejemplo en un 3%, la gente se va a morir para tener una inversión que le rente el 6% porque el tipo de interés al que se prestan las entidades bancarias entre si es del 3%.

Luego la cotización de nuestras participaciones preferentes sube y las vendemos con plus adicional que sumamos al capital total.

Ejemplo claro. Tengo 6000 euros al 6% TAE, en términos técnicos decimos que en el momento de entrar cotiza al 100% del valor nominal. Si como hemos dicho antes estamos en situación de un Euribor bajo nuestra inversión tendrá una alta demanda y quizás el valor nominal sea del 103%, que quiere decir que a parte de los intereses cobrados hasta el momento la persona que nos compre las participaciones preferentes tendrá que abonarnos 6180 euros, el 3% adicional del valor original.

¿Pero qué ha pasado con la actual crisis y este tipo de inversión? Que nadie se fía de las entidades bancarias y por el contrario nadie quiere comprar sus productos, unos productos que solo tienen la garantía de su solvencia.

Y eso se traduce en que a la hora de vender hay que hacer un enorme descuento para que alguien quiera este producto de alto riesgo, descuentos de hasta el 50% o más del valor nominal. Traducido a un ejemplo sencillo, para poder recuperar  “algo” de nuestra inversión de 6000 euros le hacemos al posible comprador un descuento del 50% y por 3000 euros tiene una inversión potencial de 6000 euros con un interés del 6%. Y para no complicarlo mucho podemos decir que el comprador podrá ganar por partida doble si en un futuro la cosa se estabiliza y lo puede llegar a vender cerca del 100% otra vez.

Resumiendo. El monumental revuelo que hay hoy en día en España es porque las entidades bancarias “colaron” en su día a los clientes una inversión como segura, rentable y líquida (líquida, que se puede recuperar el dinero rápido) y una inversión así no existe, (pero esto es tema para otropost), y la gente no quiere vender perdiendo gran parte de sus ahorros.

Y por último decir que la culpa es de las dos partes. Del que vende por engañar u ocultar información y del que compra por no preguntar más y fiarse del “amigo director de oficina de toda la vida”.


Si te ha gustado este post y te gustaría recibir más automáticamente en tu eMail solo debes apuntar tu dirección aquí abajo.


Recuerda que tienes que confirmar el eMail que te llegará a tu correo para activar la suscripción.

6 comentarios :

  1. Gran verdad, esto de la crisis es como el pez que se muerde la cola, pero en vez de un pez pongamos a un banquero jajaja
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario. Se trata de fomentar un poco a la gente para que no se deje engañar por ese tipo de comerciales bancarios.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu lenguaje experto y la molestia de la traducción en ejemplos...si no, no me enteraba de nada!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer haber servido de ayuda. Para eso estamos! Saludos.

      Eliminar
  4. Acabo de leer este post dando una vuelta por tu blog. La verdad es que gracias a ti de nuevo, me queda claro algo que todavía sigue de actualidad y que no había llegado a entender Lo comparto por mis redes amigo. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es de los primeros que hice :) Como pasa el tiempo :P Ahora ya no está muy de actualidad pero siempre está bien saber lo que, y por que, pasó.

      Saludos Ana!!

      Eliminar